Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Precampaña en Castillas y León

Podemos afila el diente en Castilla y León con la polémica de la carne de Garzón

"Nos ha metido de lleno en la campaña", admite confiado el candidato morado al 13-F, Pablo Fernández

Pablo Fernández, en el Centro Cívico Bailarín Vicente Escudero en Valladolid, con la ministra Ione Belarra sentada detrás suyo.

El 20 de diciembre, cuando Alfonso Fernández Mañueco adelantó las elecciones en Castilla y León, Alberto Garzón ya había hablado con 'The Guardian' sobre las macrogranjas. Unos días después se haría pública la entrevista y aún tardaría otra semana en copar la atención mediática. En aquellos momentos, nadie en Unidas Podemos imaginaba la repercusión que tendrían. Menos aún que esas declaraciones podrían revitalizarlos en la competición electoral en Castilla y León. "Nos ha metido de lleno en la campaña", admite el candidato de los morados al 13-F, Pablo Fernández.

"La coherencia que tenemos se va a hacer notar y nos va a favorecer", recalca el dirigente de Unidas Podemos en conversación con El Periódico de Catalunya, medio que pertenece al mismo grupo editorial que este diario, tras señalar que llevan años defendiendo el modelo de ganadería extensiva frente a las macrogranjas. La polémica en torno a las palabras del ministro de Consumo solo lo ha puesto de relieve, aseguran desde la cúpula de los morados. "Sin haberlo previsto ni meditado puede ser beneficioso", reconocen fuentes cercanas a la cúpula del espacio confederal.

Pese a que parece evidente, distintas voces de Unidas Podemos señalan, una y otra vez, que la defensa de Garzón del modelo extensivo no perseguía este fin. "Jamás se pensó con perspectiva electoral", señala una fuente del entorno de la vicepresidenta segunda y líder morada, Yolanda Díaz. "Hemos salido beneficiados casi sin quererlo", reitera otra fuente más próxima a la dirección de Podemos. "Sin comerlo ni beberlo", resume una tercera. Pero, aunque sin intención, el resultado es que ahora tienen una nueva baza que jugar.

El espacio del PSOE

En las filas moradas hay consenso en que la confrontación del PSOE con Garzón ha alejado a los socialistas de su posición ideológica tradicional sobre la ganadería, cediendo ese espacio a Unidas Podemos. "Hay gente que ve con muy buenos ojos un discurso verde y Garzón se los ha ganado", sostienen. Según explica una fuente del entorno de la dirección del partido, se les ha abierto "una ventana de oportunidad". Y están dispuestos a usarla en campaña.

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, lo ha aprovechado ya este sábado en Valladolid, donde ha advertido también que PP y PSOE pretenden que las elecciones autonómicas de Castilla y León del próximo 13 de febrero sean "la primera parada de vuelta al bipartidismo" para "poder repartirse despachos". Belarra ha defendido que populares y socialistas quieren que retorne el "sistema de turno" en el que toman decisiones "excluyendo a la mayoría", y en este sentido ha señalado las elecciones de Castilla y León como "primera piedra en el camino", ha indicado en el acto de presentación de la candidatura de Unidas Podemos a los comicios liderada por Pablo Fernández.

La secretaria general de Podemos ha diferenciado para el 13 de febrero dos únicas opciones en las urnas: la verdad que defiende Pablo Fernández o "los que mienten y extienden bulos, como hace el PP".

Al acto no ha acudido la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo. Fuentes de su entorno señalan que participará en la campaña electoral, pero que por el momento "no se ha abordado" este asunto en el seno del espacio confederal.

"Ser determinantes"

Pese al juego que pueda dar la polémica, los morados no quieren cambiar los ejes centrales de su campaña. Fernández explica que focalizará su discurso en la defensa de los servicios públicos "destrozados" por el Gobierno del PP, en su propuesta estratégica para revertir la despoblación en Castilla y León, paradigma de la España Vaciada, y la necesidad de impulsar la transformación ecológica.

Las sensaciones dentro de la coalición de Podemos, IU y Alianza Verde que se presentan unidos a los comicios por primera vez es "positiva". A la espera de ver el rédito electoral que pueden obtener de la polémica sobre las macrogranjas, la confianza está puesta en reeditar los dos procuradores que obtuvieron en 2019 o mejor aquellos resultados. "Lo que queremos es poder ser determinantes de cara a un cambio de Gobierno", zanja Fernández sobre cuál es su aspiración.

Compartir el artículo

stats