Un total de 21 centros educativos han vacunado contra la covid-19 a 407 niños en Canarias, según ha detallado este viernes la consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, Manuela de Armas.

La consejera ha explicado en comisión parlamentaria el protocolo de vacunación en los colegios, a instancias del grupo Mixto, y ha avanzado que a la vacunación se van a sumar 14 centros.

Manuela de Armas ha indicado que la vacunación en centros educativos, que solo se ha llevado a cabo en Gran Canaria y Tenerife, se realiza en la "vacuguagua", a menos que las instalaciones del centro permitan que se lleve a cabo en su interior.

Ha precisado que ahora se va a iniciar una nueva fase abierta a todos los centros públicos, concertados y privados, a la que se han apuntado 14 centros, si bien aún la Consejería está a la espera de recibir los datos de todos los colegios que de forma voluntaria se han inscrito.

La consejera ha defendido esta medida porque, según ha indicado, muchos padres piensan que así es más fácil vacunar a sus hijos, y ha comentado que hay médicos, enfermeros y auxiliares presentes en la vacunación, "el mismo personal que en cualquier centro de salud", ha apostillado.

Además, ha recordado que la vacunación es una decisión de las familias y ha recordado que "toda la vida se ha vacunado en los centros", antes de la pandemia.

Durante su comparecencia también se ha referido al aviso falso de bomba que se hizo en un centro de Tenerife para evitar que los niños se vacunaran, "un momento complicado que no se puede repetir", ha denunciado.

No obstante, la Consejería siempre avisa a ayuntamiento y policía Local por si "alguna persona un poco desalmada" pudiera atentar contra niños o profesores.

La diputada del grupo Mixto Vidina Espino ha lamentado que se trata de "un número bajísimo" respecto a lo que se pretendía, por lo que le ha pedido a la consejera que se reeplantee vacunar en los colegios.

Ha indicado que el sindicato Anpe no ha estado de acuerdo porque se ha hecho sin consenso con los profesores, y ha lamentado que en algunos centros haya habido problemas y amenazas a los profesores.

También ha señalado que, aunque las vacunas son seguras, podría haber alguna reacción, por lo que ha dicho que sería mejor que los niños se vacunaran en un centro de salud o en un hospital.