La diputada por Las Palmas María del Carmen Pita ha decidido abandonar el grupo de Unidas Podemos para integrar el Mixto, reservado en el Congreso a quienes no están adscritos a ningunas siglas. La decisión la ha comunicado por los canales internos a la dirección parlamentaria del espacio confederal. Su baja es un revés para la alianza que en la Cámara Baja forman PSOE y los "morados", ya que tras la expulsión de Alberto Rodríguez, se produce ahora otra ausencia más. El total de la bancada es ahora 33 escaños, en vez de los 35 obtenidos en las elecciones generales.

Fuentes de Unidas Podemos han informado de esta decisión de María del Carmen Pita, Meri Pita, como es conocida en la que era su formación hasta este jueves. La ha comunicado a través de un mensaje muy duro contra la deriva de la formación y del grupo parlamentario. Un mensaje igual que el de otros cargos del partido en Canarias, que también han informado así sobre sus respectivas dimisiones y renuncias.

En el texto, al que ha accedido este medio, Pita señala que "la deriva orgánica está ahí con sus individualidades, sus miserias, sus manipulaciones, su sectarismo, sus cobardías y, cada vez más, sus proyectos biográficos, mucho más que políticos y lejos -muy lejos en cualquier caso- de los principios" que motivaron la entrada en política de Podemos. Añade con contundencia que su partido "no es en estos momentos una organización ni democrática ni mucho menos plurinacional".

Esta inercia, a su juicio, ha contagiado a la dirección del hasta este miércoles su grupo parlamentario. "Igual que Podemos se deshizo de la opinión de la gente con una dirección que se colocó al margen de todo el mundo y en función de sus propios intereses, la misma suerte ha corrido este grupo para sus diputados y diputadas. Al fin y al cabo, no es de extrañar que coincidan las más de las personas que han renunciado al proyecto participativo que quiso ser Podemos".

Pita, sin apenas responsabilidad en el grupo y cada vez más apartada de las decisiones del espacio político, pasará al Grupo Mixto del Congreso, ya que abandonar el escaño es una decisión que compete solo a ella a título personal.

Hace unos meses, con motivo de la renovación del cupo de magistrados del Tribunal Constitucional que concernía al Congreso, dos diputadas de Unidas Podemos y un exparlamentario, Eduardo Santos, firmaron una carta crítica con la decisión de la formación sobre apoyar a uno de los cuatro candidatos, Enrique Arnaldo. Gloria Elizo y Meri Pita fueron las diputados que suscribieron.