Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves de la 'refundación'

Ágora liberal y proceso de escucha: así pretende Ciudadanos evitar su desaparición

Fuentes del partido ambicionan una renovación profunda: "No queremos un cambio cosmético, sino un nuevo ideario, programa y branding"

Inés Arrimadas.

Ciudadanos ha puesto en marcha un proceso de refundación para intentar salvar un proyecto político que se encuentra al borde de la extinción tras encadenar cinco hecatombes electorales. Los naranjas se agarran a una ronda de escuchas que durará unos seis meses a modo de flotador para evitar un naufragio en el ciclo electoral de 2023, año en el que entran en juego sus asientos en el Congreso de los Diputados. Estas son las claves de la travesía que emprende ahora el partido para aguantar en el mapa político español tras perder el último gobierno autonómico que les quedaba en pie junto al PP

El equipo

A la veintena de técnicos coordinados por el jefe de gabinete de Inés ArrimadasDavid Martínez, que ya planteaban antes de la desaparición de Andalucía un "plan de ataque" para salvar el partido se le suma ahora lo que en el cuartel naranja han bautizado como el G-8 bajo la batuta de la vicealcadesa de Madrid, Begoña Villacís, que será la encargada de la coordinación política. La portavocía y comunicación de la refundación queda en manos del diputado Guillermo Díaz; la coordinación ejecutiva, del eurodiputado Adrián Vázquez; la acción autonómica y finanzas, de la portavoz en Baleares, Patricia Guasp; las ideas y ejes de renovación, del concejal madrileño, Mariano Fuentes; la acción institucional y reformas económicas, de la diputada María Muñoz; la organización, movilización y militancia, del candidato en Santa Coloma de Gramenet, Dimas Gragera; y la acción local y municipalismo, de la alcaldesa de Ciudad Real, Eva Masías. Este grupo se reunirá de forma semanal para evaluar el estado del proceso de refundación.

El proceso de escucha

La ambición naranja es que el llamado proceso de escucha reúna a votantes, simpatizantes, cargos orgánicos e institucionales y dirigentes históricos. Entre las citas más relevantes figuran los encuentros con todos los cuadros del partido –con especial aprecio para los municipales- el 16 y el 23 de julio en la sede de la formación en Madrid. Ahí se pretende tomar nota de sus ideas para renovar Cs, que se combinará con la posición que expresen las juventudes y el ‘staff’ técnico. Fuentes del partido subrayan que los encuentros serán periódicos y que el G8 será el encargado de recoger y aunar las inquietudes y propuestas.

El ágora liberal

La conexión con el mundo civil se vehiculará en un foro concreto al que bautizan como ‘ágora liberal’. La pretensión es que reúna a intelectuales, científicos e incluso personas vinculadas históricamente al partido, siguiendo aquella voluntad que expresó Arrimadas tras la debacle catalana de ‘volver a las esencias’. Este tipo de conferencias también serán periódicas, aunque la fuerza política no quiere desvelar todavía con qué personalidades cuenta. El fin es dotar a las siglas de un surtido de ideas para renovarse que sirva como puntal de referencia para erigirse como fuerza liberal y equipararse a los grupos europeos.

Los cinco grupos de trabajo

La participación de la militancia tiene especial interés, dado la batalla librada por el sector crítico, aunque buena parte de ellos ya se han dado de baja. El partido prevé canalizar sus opiniones a través de cinco grupos de trabajo: funcionamiento orgánico y participación; libertades, modelo territorial y regeneración; políticas económicas, energía y digitalización; políticas sociales y medio ambiente; y Europa y asuntos exteriores. Las conclusiones se presentarán el 17 de septiembre.

¿Otra marca con nuevos liderazgos?

"No queremos un cambio cosmético, sino un nuevo ideario, programa y branding", espetan desde las filas naranjas. Fuentes del partido asumen que dentro de todos estos debates habrá que dilucidar si Ciudadanos como marca pasa a ser cosa del pasado para que la inauguración de una nueva nomenclatura pueda lucir los valores liberales a los que pretendes asociarse. En cuanto a los liderazgos, voces del partido apuntan que el papel preponderante de Villacís en el proceso de refundación puede ser un trampolín para su ascenso a liderar el partido, dado el desgaste que acumula Arrimadas tras heredar la época más dura por la que ha atravesado la formación tras el adiós de Albert Rivera, aunque otras fuentes consideran que se trata de una maniobra de la dirección para frenar sus aspiraciones de ascenso. La actual presidenta de Cs ya dejó claro que sometería su cargo a las bases en una votación que se celebrará una vez quede finiquitado el proceso de refundación.

Compartir el artículo

stats