Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Barcelona

La jueza absuelve a Sandro Rosell de fraude a Hacienda

La fiscalía reclamaba para el empresario y expresidente del Barça dos años y nueve meses de prisión

Sandro Rosell, a su llegada a la Ciutat de la Justícia.

Un juzgado de Barcelona ha absuelto al empresario y expresidente del Barça, Sandro Rosell, de presuntamente haber defraudado 230.591 euros a Hacienda en 2012 y por el que la Fiscalía de Barcelona reclamaba dos años y nueve meses de prisión. Durante el juicio, el exmandatario azulgrana denunció, a través de su abogado, Pablo Molins, que se sentía "objeto de una persecución" desde que accedió a la presidencia del club.

La acusación pública sostenía que Rosell utilizó como "instrumento" una sociedad administrada por él para no pagar los impuestos que le correspondían por su actividad profesional. Según la fiscalía, Rosell "ideó y ejecutó una conducta de defraudación" a Hacienda, "simuló" operaciones y dedujo gastos, como viajes o abono de televisión, cuando no podía hacerlo. En 2012, sostiene, el empresario se dedicó a las labores de consultorías y mediación. 

Cobros a través de la empresa

La fiscalía detallaba en su escrito de acusación que para el "grueso de actividades", el expresidente del Barça se sirvió de la sociedad TOC SLU. Estaba domiciliada en su casa y carecía de "estructura empresarial para prestar los servicios". De las cinco personas que hicieron trabajos para ella lo hacían de limpieza y mantenimiento de la vivienda del exejecutivo de club y de una segunda residencia. Para la fiscalía, el mecanismo presuntamente defraudatorio consistió en la "emisión y cobro" por parte de esa sociedad de facturación por trabajos que "eran del propio" imputado.

En 2019, la Audiencia Nacional absolvió a Rosell y a los otros cinco acusados de blanquear comisiones por los derechos de audiovisuales de 24 partidos de la selección brasileña de fútbol y un contrato de esponsorización con Nike. Por este caso, estuvo 22 meses en prisión. El expresidente del Barça todavía tiene pendiente el juicio por el fichaje de Neymar, por el que se enfrenta a cinco años de prisión por los presuntos delitos de corrupción y estafa.

Compartir el artículo

stats