Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

110 años del periódico ‘La Provincia’

Repaso a los acontecimientos que rodearon el nacimiento de la cabecera y su implicación con la sociedad de Gran Canaria

110 años de historia de La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

110 años de historia de La Provincia Antonio Cruz Domínguez | Historiador y redactor jefe de LA PROVINCIA (1987-2003)

Don Gustavo Julio Navarro Nieto y don Prudencio Morales y Martínez de Escobar fueron cofundadores del periódico LA PROVINCIA, nombre al que se llegó después de muchas discrepancias y alternativas. Toda vez que hasta el definitivo LA PROVINCIA llegara a la cabecera del periódico que ahora cumple 110 años hubo que superar sugerencias, alternativas, consideraciones, argumentos y reflexiones siendo los de Canarias Orientales, La Provincia Oriental y La División los que más anduvieron en la mente de los cofundadores hasta que, finalmente, a sugerencia de don Prudencio Morales, se decidió el de LA PROVINCIA para nombre de la cabecera del periódico del que tanto don Gustavo como don Prudencio -o don Prudencio y don Gustavo, pues tanto monta- fueron cofundadores y copropietarios, lo que testimoniaron desde el primer número en letra impresa junto a la cabecera de cada ejemplar, según puede contemplarse en los mismos.

El periódico LA PROVINCIA nació el 1 de mayo de 1911 y a lo largo de los ciento diez años junto a sus lectores se ha distinguido por su elevado sentido de la innovación técnica y profesional y se ha convertido en una de las instituciones más populares de las Islas, en uno de los periódicos de mayor difusión del Archipiélago y en uno de los diarios de provincia más importantes de España. Ciento diez años conforman una dilatada historia, reflejo de la misma historia universal que ha sufrido, desde el arranque del periódico LA PROVINCIA en el año 1911, hondas transformaciones de todo tipo.

LA PROVINCIA, periódico que desde su nacimiento había mantenido como objetivo fundamental alcanzar la división de Canarias en dos provincias, lógicamente no podía obviar la comunicación de este logro una vez firmado el Decreto el 21 de septiembre de 1927, noticia que el rotativo publicó en la página 7 de la edición del jueves 22 de septiembre, destacado, a dos columnas y bajo el título Reorganización del Archipiélago Canario, noticia fechada el día anterior en San Sebastián con este contenido: «San Sebastián, 21 (17 horas). Urgente. El jefe del Gobierno nos ha manifestado al dirigirse al Palacio para despachar con el Soberano que tiene ultimado un importantísimo decreto relativo a la reorganización de las Islas Canarias. Intentamos recabar del Marqués de Estella a qué se refería dicha reorganización, pero nos dijo que una vez que lo conociera el Rey sería más explícito». Así de escueta fue la noticia que aquel día publicó el periódico, complementada con una nota de la redacción que decía: «Suponemos que el importantísimo decreto se refiera a la División del Archipiélago en dos provincias, cuyas capitales serán Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, pero no podemos asegurar nada y la discreción nos veda todo comentario sobre tal trascendental acontecimiento». Ninguna otra referencia expresaba el periódico en su edición del día siguiente al de la firma del decreto de división de la provincia de Canarias en dos. LA PROVINCIA, la mañana de ese mismo día, jueves 22, en forma de telegrama, transmitía desde Madrid el mensaje con este escueto texto: «Mañana aparecerá en el BOE el añorado Decreto». En la calle Colón, número 5, de Las Palmas de Gran Canaria toda la redacción sabía de lo que se trataba y, por lo tanto, el director y toda la redacción pusieron manos y mentes a la obra para preparar una edición de singular y especial contenido, al tiempo que previeron una importante tirada de ejemplares con profusión de informaciones sobre el tema del gran logro de la división provincial. Tan especial fue el tratamiento que LA PROVINCIA dio a la noticia de la división en su edición del viernes 23 a dos columnas, en negrita y con grandes caracteres tipográficos, titulado escuetamente «La Provincia», que hacía referencia a la consecución de lo que había sido el objetivo trazado por el rotativo desde que apareció el 1 de mayo de 1911. 

Lo sentenciaba el diario en su edición del 23 de septiembre de 1927, dos días después al de la firma del Real Decreto por el rey Alfonso XIII y el mismo día que La Gaceta de Madrid publicaba el texto íntegro del mismo sobre la reorganización provincial de Canarias, a resultas de lo dispuesto en el Consejo de Ministros tras las consideraciones expuestas por el jefe del Gobierno, don Miguel Primo de Rivera y Orbaneja. LA PROVINCIA lo patentizó con desbordado orgullo al expresar «este nombre que tiene ahora tan clara significación, ratificada por los hechos, fue en su día cuando se fundó este periódico -hace dieciséis años- un símbolo de fe en los destinos de Gran Canaria”. Y añadía el periódico, “este nombre, LA PROVINCIA, es nuestro título más glorioso, el periódico de información, el palenque abierto a todas las ideas, el orgullo independiente que ofrecimos en el programa de nuestro primer número algunos de cuyos párrafos reproducimos en otro lugar de éste, lo lanza diariamente a la calle nuestra rotativa. Faltaba completar la obra material, la que podíamos y llevamos a cabo con nuestros esfuerzos, con la aspiración ideal que el nombre de nuestra provincia condensaba y el Gobierno de S.M., que preside el ilustre Marqués de Estela, la ha coronado”. El editorial incluía un reconocimiento a la figura de don Gustavo Julio Navarro Nieto, cofundador del periódico.

Teclistas copiaban teletipos en la redacción de LA PROVINCIA en El Sebadal, en la década de los 80.

Además de los nombres de don Gustavo Navarro Nieto y don Prudencio Morales y Martínez de Escobar LA PROVINCIA contó con otro personaje cuyo papel fue muy fundamental: don Otto Kraus Polansky, el hombre que recreó un extraordinario periódico. Don Otto, que se incorporó a la empresa en 1919, fue un hombre que habría de ser providencial para el futuro desarrollo del periódico, figura destacada en la gerencia de periódicos en la historia de la prensa del Archipiélago, hasta aquel momento. Don Otto, nacido en Viena en 1878, había estado en Francia, Inglaterra y África en busca de fortuna. Se estableció en Dakar, donde fundó una empresa propia que regentó hasta 1914, en que tuvo que salir huyendo cuando estalló la primera Guerra Mundial. Arribó al Puerto de La Luz a bordo de un barco alemán que quedó en la Isla junto con sus tripulantes como rehenes. Don Otto se casó con doña Josefa Trujillo Mujica que vivía en Colón, número 4, es decir frente mismo al edificio de la redacción y talleres de LA PROVINCIA. Ella era la mayor de nueve hermanos y don Otto la superaba en edad -era 23 años mayor-. El amor fue tan fuerte que se hicieron novios en septiembre, se casaron en diciembre y montaron su hogar en el piso alto del edificio de LA PROVINCIA. Quién iba a suponer entonces que este periódico, que pasados los años alcanzaría el liderato indiscutible en difusión en todo el Archipiélago fue casa natal de quien, años más tarde, alcanzó categoría de primerísima figura mundial en el mundo de la ópera, toda vez que fruto del matrimonio Kraus-Trujillo nació Alfredo, quien vino al mundo en el piso alto del edificio del periódico y llegó a ser un extraordinario tenor e hijo predilecto de Las Palmas de Gran Canaria. Con don Otto Kraus como gerente apareció un periódico de corte moderno y con mayor número de páginas. El martes 1 de mayo de 1923, a las cinco de la tarde, se inauguraron los nuevos talleres y se bendijo la maquinaria. Ese mismo día se procedió también a la puesta en marcha de la moderna rotativa.

Pero no fue ésta la mejor época del periódico. En su segunda etapa, a partir del año 1966, cuando reapareció, se planteó la necesidad de la ampliación del mercado periodístico, lo que llevó a LA PROVINCIA a convertirse no sólo en el primer periódico que en Canarias logró las mayores marcas de difusión en la historia del periodismo de las Islas sino que creó conciencia regional, sobre todo a raíz de la configuración de España como Estado de las Autonomías, tras la aprobación y entrada en vigor de la Constitución Española de 1978, que llevó consigo la institucionalización de la Junta de Canarias, primero, la Comunidad Autónoma de Canarias, después, configurada ya con su gobierno regional, con alternancia de las capitales cada cuatro años como sede de la presidencia del Gobierno. Entre los años 1955 y 1966, Editorial Prensa Canaria se consolidó como empresa periodística líder en el Archipiélago, LA PROVINCIA se había incorporado al grupo que, para apoyar a Diario de Las Palmas, los responsables de la empresa lo dejaron fuera del mercado. Fue una etapa que tuvo como figura clave a su joven director-gerente Tomás Hernández Pulido que, de secretario particular de Matías Vega Guerra en el Cabildo de Gran Canaria, recibió toda la confianza de éste para situarlo como cerebro y guía de la empresa periodística que no sólo dio como fruto la consolidación de la editorial, sino que, años más tarde, convirtió a LA PROVINCIA en el periódico líder indiscutible de toda la región canaria situándolo incluso a nivel nacional entre los más importantes periódicos de provincia en difusión y calidad con estreno de domicilio en la calle Murga, número 21, en sus fases de materialización, industrialización y comercialización de la idea empresarial. 

El 6 de diciembre de 1978 la empresa cambia de dueño para dar comienzo a la auténtica edad de oro de Editorial Prensa Canaria. Desde la llegada de don Javier Moll de Miguel, junto a su esposa doña Arancha Sarasola, Editorial Prensa Canaria va creciendo en potenciación y modernización técnica y contenido, aún más, con la creación de Artes Gráficas del Atlántico, gran centro impresor que imprimía los periódicos LA PROVINCIA y Diario de Las Palmas, de Editorial Prensa Canaria, junto a otras cabeceras nacionales. 

Con el nombramiento de Aitor Moll como nuevo presidente del grupo Prensa Ibérica se adquiere el periódico El Día y, poco después, se suman a Prensa Ibérica las cabeceras del Grupo Zeta, empresa editora del Periódico de Cataluña y el diario Sport, entre otros,

Vista del edificio que albergó en los años 70 las instalaciones de LA PROVINCIA en la calle León y Castillo de la capital.

LA PROVINCIA ha sido pionera no solo en informaciones, sino en todo tipo de reivindicaciones a través de editoriales, artículos, colaboraciones, entrevistas, coloquios, debates, mesas redondas, referencias, propuestas, etcétera. LA PROVINCIA adquirió un compromiso formal con el objetivo de lograr la Universidad plena para Gran Canaria y las hemerotecas son custodios de periódicos que muestran sus páginas abiertas a todos los sectores de la sociedad insular, que necesitaban que sus voces fueran oídas y escuchadas no solo en las altas esferas de la Administración, sino en todos los estamentos de la sociedad, que iban a ser los principales beneficiados. Sería prolijo referirnos a todas, pero en el transcurrir del tiempo LA PROVINCIA es fuente obligada y segura para quienes deseen conocer su papel en esta reivindicación universitaria de la sociedad grancanaria. Desde que en octubre de 1979 se creara la Universidad Politécnica de Las Palmas con las Escuelas Técnicas Superiores de Arquitectura y de Ingenieros Industriales, y la Escuela Universitaria Politécnica, el periódico siempre, y en todo momento, fue fiel testigo, abogado defensor y notario del proceso en el caminar hacia el logro de nuestra Universidad en la década 1979-1989 en que toda Gran Canaria, con sus gentes, sus instituciones, sus ayuntamientos, su Cabildo, sus entidades sociales, culturales y deportivas, se erigió en protagonista de una apasionante lucha social y democrática llevada a cabo por el pueblo grancanario unido y a una sola voz para exigir la Universidad plena para la Isla. La consigna “¡Universidad, en Las Palmas ya¡” que se oyó y se repitió hasta la saciedad por decenas de miles de gargantas -hasta 300.000, según constató la propia policía municipal- en las manifestaciones de los años 1982 y 1988, y la campaña de adhesiones en las respuestas a los boletines que se publicaban diariamente en las páginas del periódico.

110 años de historia viva y vivida en Gran Canaria, con LA PROVINCIA como fundamental soporte y medio de difusión. 110 años de vida. 

Compartir el artículo

stats