Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias, mi mejor escuela como persona y como editor

«Fue en Las Palmas de Gran Canaria donde Prensa Ibérica nació y echó raíces»

Javier Moll, PRESIDENTE DE PRENSA IBÉRICA

Javier Moll, PRESIDENTE DE PRENSA IBÉRICA

La vida honra a quien no olvida cuáles son sus orígenes. Por eso, en el 110 aniversario de LA PROVINCIA, quiero recordar, con tanto orgullo como amor a esta tierra, que fue en Las Palmas de Gran Canaria donde Prensa Ibérica nació y echó raíces.

Este periódico es el verdadero embrión del gran grupo de comunicación en que, con el devenir de los años e innumerables vicisitudes, se ha convertido Prensa Ibérica. La efeméride invita, por tanto, a rendir un merecido tributo a estas islas y a expresar a su pueblo nuestro eterno agradecimiento por lo mucho que significa en nuestra trayectoria como empresa, en nuestra huella sentimental y en la arquitectura de nuestros sueños.

Siempre he dicho, en todas partes, que «Canarias y Las Palmas han sido mi mejor escuela como persona y como editor». Lo más importante de cuanto sé de periodismo y de comunicación, lo empecé a aprender en LA PROVINCIA. Fue con la tinta de este periódico como escribimos por primera vez el ideario y los principios que, aún hoy vigentes, nos sirven de brújula.

Verdad, democracia, libertad y pluralismo han sido los puntos cardinales de nuestro credo desde el momento en que tomamos el timón de Editorial Prensa Canaria el 6 de diciembre de 1978, casualmente el día que los españoles ratificamos en referéndum la Constitución Española.

Imbuidos por el espíritu modernizador y transformador de la Transición, quisimos contribuir desde el principio a la normalización democrática a través de medios de comunicación responsables que siempre han protegido la libertad de expresión y de pensamiento y que, desde la imparcialidad, con independencia y sin consignas, han contribuido de forma decisiva al fortalecimiento de nuestro modelo de convivencia.

En Canarias modelamos un periodismo de proximidad que pronto sintonizó con los lectores y que después exportamos a otros muchos puntos de la geografía española, configurando una amplia red de diarios y afianzando nuestra convicción en el papel primordial que en toda sociedad avanzada asumen los medios de comunicación en el control de los poderes públicos, en la generación de progreso y en la defensa de los intereses de los ciudadanos.

Quiero agradecer su labor a todos los profesionales que, a lo largo de los años, han dado lo mejor de sí mismos por engrandecer el prestigio de esta cabecera, pero muy especialmente a Niceto Flores Ganivet, Nacho Jiménez Mesa y Guillermo García-Alcalde, con quienes tantas vivencias, desvelos y alegrías compartí.

Los 110 años de historia que acumula LA PROVINCIA constituyen, en Canarias, el ejemplo paradigmático de cómo un periódico regional puede, desde una plena identificación con los anhelos del pueblo al que informa, influir en la consecución de determinadas conquistas políticas, sociales y culturales.

Gustavo Navarro Nieto fundó el periódico en 1911 con el objetivo editorial de apoyar en Canarias la creación de dos provincias diferentes y equiparadas en lo institucional. Un año después se logró, con la Ley de Cabildos, que la administración de cada isla quedara en manos de sus respectivos territorios, y en 1927, en tiempos de Miguel Primo de Rivera, Canarias quedó dividida en dos provincias. De aquella aspiración fundacional proviene el nombre de la propia cabecera.

Más adelante, ya bajo nuestra dirección, cabe destacar también, entre otras aportaciones de LA PROVINCIA, el papel que desempeñó en la reflexión política que culminó con la instauración del autogobierno de Canarias, plasmado en el Estatuto de Autonomía de 1982 y reformado en 2018, o en la labor de divulgación y apoyo a la integración de Canarias y España en la Comunidad Económica Europea en 1986.

La capacidad de influencia y el empeño de nuestro diario fueron también decisivos para lograr, por ejemplo, el nacimiento de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria a finales de la década de 1980.

Y en la actualidad, muy consciente de las graves consecuencias sanitarias, económicas y sociales de la crisis pandémica en el archipiélago, LA PROVINCIA, siempre alineada con la sociedad civil canaria, no duda en apoyar toda iniciativa política o social que contribuya a aliviar el enorme daño ocasionado por la covid-19. El periódico sostiene que el reconocimiento explícito de las singularidades de Canarias por su lejanía, insularidad y dependencia del turismo, el sector económico más perjudicado, debería servir ahora para activar compensaciones, ayudas e incentivos fiscales que permitan reactivar la actividad empresarial, recuperar el empleo y vislumbrar por fin la luz al final del túnel.

Conociendo la fuerte personalidad del pueblo canario, que ha forjado su carácter en la cultura del esfuerzo, el afán de superación, el emprendimiento y la capacidad de resiliencia, no me cabe ninguna duda de que pronto saldrá adelante y seguirá siendo esa tierra de oportunidades que tanto enorgullece al conjunto de España.

Compartir el artículo

stats