| Juguetona. Chapelier Fou era una de las propuestas más curiosas del Festival, con un proyecto que acoge melodías juguetonas con estructuras minimalistas a lo Mertens o Nyman. Pero el nombre que planeaba sobre la cabeza de sus incondicionales era el de Yan Tiersen. Sin embargo, el cantante, llamado en realidad Louis Warynski citó influencias como Philip Glass o Steve Reich, aunque "lo verdaderamente cierto" es que está "a contracorriente de Daft Punk". El cantante señaló que lo que "me gusta es jugar con mis grabaciones, con guitarras o teclados".

| Personal. Marta Robles, de Las Migas, también tuvo tiempo, durante la presentación, para definir el estilo de su banda como "un flamenco muy personal", realizado por cuatro personas procedentes de distintas partes del mundo , en el que cada una aporta su granito de arena, y que "hace que tengamos un sonido bastante inclasificable". La banda, partiendo de instrumentos tradicionales y típicos del género andaluz como guitarra acústica o caja, consigue un sonido muy contemporáneo al absorber de forma inteligente otros géneros de moda. Su fenomenal actuación anoche en la Fiesta Womad fue otra de las sorpresas para muchos espectadores que no las conocían.