Hace 35 años se fundó Fund Grube gracias a la visión y al esfuerzo de los hermanos Girdhari y Manmohan Chhabria, que abrieron la primera tienda de esta compañía en el Centro Comercial Cita de Playa del Inglés, en octubre de 1983.

La empresa de capital 100% canario y abierta en origen como perfumería, tres décadas y media después alcanza el ámbito de la moda, la joyería y los complementos, es puntera en la venta por internet y además se lanza a la conquista del mercado balear con la apertura de un establecimiento en Mallorca.

 

 

Señor Manmohan Chhabria, ¿cuál fue el motivo para dejarlo todo en la India y venirse a Gran Canaria hace 44 años?

Mi hermano Girdhari, que vivía ya en Gran Canaria desde 1968, me propuso venir a trabajar aquí porque había muchas oportunidades, y porque juntos haríamos crecer la empresa, que por aquel entonces era de electrónica. Vine a Gran Canaria en 1974 y tras la experiencia acumulada, en 1983 decidimos abrir la primera tienda Fund Grube, comprando y uniendo dos tiendas en el CC Cita.

 

 

¿Entiendo que los inicios no fueron fáciles, empezaron vendiendo perfumes desde el primer momento?, ¿sus tiendas se llamaban como ahora y tenían el aspecto actual?, ¿quiénes eran sus clientes?, cuéntenos un poco esos comienzos.

En un primer momento Fund Grube comenzó vendiendo perfumería, souvenirs, alcohol y tabaco. La idea surgió del surtido de las tiendas Duty Free de los aeropuertos.

En aquella época el 80% del turismo era alemán y fue precisamente un amigo alemán que nos sugirió llamar a nuestras tiendas “Fund Grube”, literalmente significa “pozo de oportunidades”, y se utiliza para describir tiendas donde encontrar ofertas y oportunidades.

 

 

¿Cuál fue la clave del éxito en esos primeros años, que les hizo crecer y diferenciarse: el surtido, los precios, el aspecto de sus tiendas?

En primer lugar, nuestra marca Fund Grube, muy reconocida por nuestros clientes alemanes, fue un elemento clave. Otro aspecto determinante fue vender tabaco y alcohol a precios muy competitivos, y finalmente, nos ayudó mucho empezar a ofrecer cambios de divisas, sin comisión, de forma que venían turistas de todo el Sur, que cambiaban grandes cantidades de dinero y aprovechaban para realizar sus compras en nuestras tiendas.

También fuimos pioneros en vender perfumería en libre servicio, sin vitrina, eso nos hizo incrementar la venta de forma exponencial. Posteriormente también innovamos en la venta en libre servicio de alcohol y de la gran mayoría de productos que hoy trabajamos en Fund Grube.

 

 

¿Por qué decidieron ser innovadores, en aquella época no era lo habitual dentro del mundo empresarial?

Siempre tuvimos un enfoque muy comercial y además fuimos valientes a la hora de innovar. Viajábamos mucho por Europa, viendo tiendas en Italia, Francia o Alemania, lo que nos permitía introducir nuevas ideas a nuestro negocio.

Ahora son los demás operadores que aprovechan algunas de nuestras ideas, pero siempre intentamos ir por delante, buscando innovar.

Fuimos innovadores también en el diseño del punto de venta. Decidimos apostar desde el principio por tiendas de calidad, cuidando al máximo todos los detalles, el diseño, la luz, el tamaño, los materiales y sobre todo eligiendo una ubicación privilegiada. Hoy en día nuestras tiendas son incluso mejores que en muchas cadenas de perfumería de otros países.

 

 

Y visto con más perspectiva, ¿cuál es la clave y los valores que han hecho durante estos 35 años a Fund Grube un Modelo de Empresa, con un volumen de tiendas y empleados tan grande, incluso permitiéndose salir a Península?

Un aspecto diferencial de nuestra empresa desde el primer momento fue la seriedad y la transparencia con los clientes, gracias a nuestra política de precios fijos nos ganamos enseguida la confianza de este.

Otro factor es la pasión que ponemos al atender al cliente y la importancia que damos al servicio.

Finalmente, consideramos a nuestros empleados como una gran familia, invertimos mucho en su formación y condiciones laborales, además de participar en la toma de decisiones.

 

 

Hablando de los valores como empresa, sabemos que además invierten mucho dinero en acciones de responsabilidad social corporativa. Puedes explicarnos este punto

Así es, tenemos una fundación en el ámbito educativo -Fundación Canaria Universo Unido- que ha promovido la construcción de 3 colegios en Nepal, y sufraga también todos los gastos de material, ropa y alimentos para los niños que no pueden costearlo.

En Canarias además colaboramos con los ayuntamientos de San Bartolomé de Tirajana, Telde y Mogán para acciones relacionadas con la educación.

 

 

Volviendo a la realidad empresarial y hablando en concreto del sector turístico y de la perfumería, ¿qué cambios han notado en estos 35 años?

En nuestro sector tenemos mucha más competencia que antes, muchos más puntos de venta, y nuevos canales como el online.

En cuanto al turismo en sí mismo, el cambio es muy grande respecto a nuestros orígenes, ahora hay un mayor número de turistas, pero con distintos hábitos de compra y de países muy variados.

 

 

Dada su experiencia y visión empresarial, ¿qué aspectos del sector turístico recomendaría mejorar en Gran Canaria y Canarias en el futuro?

Yo creo que lo más importante es seguir cuidando el trato al cliente, concienciar a todos, profesionales y ciudadanos de su importancia como valor diferencial. También hay oportunidades de ampliar la oferta de ocio y servicios para el turista, para seguir siendo competitivos con otros destinos turísticos.

 

 

Qué proyectos tiene Fund Grube para el futuro, seguir creciendo en el área digital o mantener las tiendas, los puntos de venta como referente? ¿Han pensado mantener la expansión en otras regiones de España?

Para nosotros lo más importante es mejorar la experiencia en las tiendas. Que el cliente no solo tenga el mejor producto posible, sino que disfrute en la tienda, que su experiencia sea única y que recorra todos los sentidos. Creemos que es la mejor forma de fidelizarlo.