Han pasado cuarenta años, cuatro décadas. Ha sido el periodo más largo, la etapa de paz más amplia de la historia contemporánea de España.

Se cumplen cuatro décadas desde que el Grupo Prensa Ibérica decidió incorporar el diario LA PROVINCIA; aquel diario que nació en 1927, cuando se estrenaba un nuevo sistema de organización administrativa en el Archipiélago. Con otro hito histórico, la Constitución de 1978, se inició la nueva andadura. Un periodo de cuarenta años intensos. Hemos visto consolidar la democracia, surgir el Estado de las Autonomías e incorporarnos a las principales instituciones europeas. Canarias estrenaba autonomía mientras seguía peleando por consolidar unas condiciones económicas y fiscales singulares; modelando un nuevo sistema de Educación Superior; consolidando un modelo fuertemente anclado en el turismo, y estrenando un siglo XXI que avanza aceleradamente hacia un orden distinto, donde la tecnología digital lo impregna todo.

Para la Unión Deportiva Las Palmas estas cuatro décadas han estado cargadas de vaivenes para nuestra entidad. La Unión Deportiva Las Palmas ha vivido con igual intensidad que la sociedad de Gran Canaria esos cuarenta años, aunque tan sólo la tercera parte de ellos en Primera. Arrancamos en 1978, bajo la Presidencia de Atilio Ley, viviendo el sueño de disputar la Final de la Copa, quedando subcampeones ante el Fútbol Club Barcelona. La UD, como el contexto que nos rodeaba, vivió una década de los ochenta convulsa, con un descenso a Segunda División, que supimos remontar en la Temporada 1984-85, y con un nuevo ascenso que se mantuvo durante tres años. A finales de la década registramos otra vez un descenso, y a principios de los noventa el Club cayó en la tristeza de vivir, jugar y sufrir en la Segunda División B. En 1992, y bajo la presidencia de Luis Sicilia, La Unión Deportiva Las Palmas, como la inmensa mayoría de Clubes de Fútbol en España, se transformó en una Sociedad Anónima Deportiva.

De todas las iniciativas que emprendemos destacaría especialmente el equipo I+I, formado por jugadores con discapacidad, cuyas sonrisas iluminan a sus familias tanto como a nosotros”

Nos ilusionamos cuando el cambio de milenio llamaba a la puerta. Eso quizá hizo especialmente vibrante la salida del pozo, la llegada de la nueva alegría que supuso el impulso del ascenso a Segunda, bajo la dirección de Pacuco Rosales. En los años siguientes volvió a invadirnos la frustración y el descenso hasta la Segunda División B.

Entre 1978 y el año 2005, catorce presidentes se sucedieron al frente de la entidad, algunos de ellos en dos periodos diferentes: Atilio Ley, José Aguilar, Domingo Ponce, Fernando Arencibia, Gonzalo Medina, Luis Sicilia, Fernando Arencibia -nuevamente-, Adrián Déniz, Germán Suárez, Ángel Luis Tadeo, Manuel García Navarro, Luis Sicilia -en un segundo periodo-, Luis González, Ricardo Ríos y de nuevo Manuel García Navarro. Ellos fueron los encargados de regir el Club durante 27 años.

En 2005, con la Unión Deportiva en Segunda División B, en una situación financiera extraordinariamente delicada, y en la antesala de la mayor crisis económica que se había soportado desde la Depresión de 1929, decidimos dar un paso al frente, para dedicar esfuerzo, valores, recursos y compromiso con la entidad.

A ese objetivo nos encomendamos desde aquella temporada 2005-06. Conseguimos, de nuevo, dejar atrás la Segunda División B y enfrentar un proceso de mejora continua y progresiva, tanto en lo deportivo como en la gestión económica y financiera. Y conseguimos nuevamente competir en la Primera División. Y en ella nos mantuvimos tres años consecutivos.

Y ahora nos toca competir en Segunda División. La Unión Deportiva Las Palmas seguirá, como hace nuestra sociedad y la gente de nuestra tierra, encajando las derrotas y armándonos para superar dificultades y conseguir nuevas victorias, que nos permitan retornar al lugar que nos corresponde. Y además queremos hacerlo evolucionando igual que lo hace nuestra sociedad, sin perder de vista el proceso de transformación e impacto tecnológico que también alcanza al fútbol.

Queremos conseguir triunfos deportivos y también acercarnos a quienes más difícil tienen la integración. Nos hemos propuesto fortalecer la Fundación del Club como el mejor instrumento para trabajar la responsabilidad social corporativa.

De todas las iniciativas que emprendemos destacaría especialmente el equipo I+I, formado por jugadores con discapacidad, cuyas sonrisas iluminan a sus familias tanto como a nosotros. Pero nuestro compromiso con la formación, la integración y la inclusión se extiende a jóvenes con problemas de conducta, sujetos a medidas judiciales. De ahí surge nuestro equipo Las Palmas D, en el marco del proyecto UP2U, liderado por la jueza Reyes Martell.

Queremos avanzar en una nueva era digital, mirar al futuro. Aspiramos, junto al Grupo Prensa Ibérica, a seguir sintiendo y trabajando por el desarrollo de estas islas y por las personas que en ellas habitan.

Gracias por esa apuesta que realizaron en 1978. Gracias por contribuir a construir Las Palmas y Canarias. Gracias por acompañarnos estas cuatro décadas.

¡Felicidades!