Hablar de las cuatro últimas décadas de la historia de la Villa de Santa Brígida supone abordar la etapa democrática en la que los/as satauteños/as han contado con 18 alcaldes que han podido ser elegidos en las urnas. Más de dos alcaldes de media por mandato, de los cuales han sido presididas por ocho alcaldes del Partido Popular, siete por agrupaciones independientes y uno por el PSOE. La voluntad de la ciudadanía ha querido que en todo este periodo sólo se hayan producido dos mayorías absolutas, y el resto han dado lugar a alcaldes que han pactado con otras fuerzas, ya sea a través de acuerdos de alcaldías compartidas (en dos mandatos) o acuerdos de gobierno más o menos estables, con situaciones poco honrosas en las que los tribunales han tenido que intervenir hasta en dos ocasiones para exigir la celebración de plenos en los que se procedería a censurar a sendos alcaldes que se negaban a abandonar su cargo.

Muchos son los aspectos que destacar en este periodo, en el que los medios de comunicación, como han sido las cabeceras de LA PROVINCIA y Diario de Las Palmas, de Prensa Ibérica, han informado de los pormenores de la política local satauteña, no siempre con noticias del agrado de los vecinos y vecinas de la Villa.

Al comienzo de la etapa democrática, el municipio contaba con unos 10.500 habitantes, cifra que fue en aumento hasta alcanzar el nuevo siglo, en el cual se ha estabilizado su población en torno a los 18.000 habitantes. Una población que presenta importantes disparidades, con un gran porcentaje de titulados universitarios y un número significativo de personas sin estudios. Igual sucede con la renta de los/as residentes en el municipio, con el nivel más alto del Archipiélago Canario, sin que por ello haya desaparecido la pobreza y la necesidad de la atención social a un sector de nuestra población.

“Hemos vivido una intensa vida política en la que ha habido enormes escándalos, pero también aciertos para los cambios”

A lo largo de este periodo se ha consolidado la imagen de nuestra Villa de las Flores, con la acertada creación y mantenimiento de la muestra Florabrígida que cumplirá el año próximo su 45 edición, al igual que el Rally de Santa Brígida, el que abre cada año desde hace 35 ediciones el calendario de las competiciones de motor en la provincia, con numerosos seguidores y la presencia de talleres mecánicos en el municipio. Al igual que el fútbol, deporte con mayor número de seguidores y una larga trayectoria histórica, sin que ello desmerezca la gran afición a otras modalidades deportivas en el municipio que ha propiciado el reconocimiento de muchos/as satauteños/as en las competiciones regionales y nacionales.

En estas cuatro décadas de desarrollo democrático, autonómico, de las corporaciones locales y de libertades, Santa Brígida ha vivido una intensa vida política en la que ha habido escándalos que han ocasionado una enorme hipoteca sobre esta institución, pero también aciertos para superar las contradicciones de una sociedad rural que a la vez es parte del área metropolitana insular.

Acontecimientos de los que han sido testigo LA PROVINCIA y Diario de Las Palmas a lo largo de estas cuatro décadas de democracia que han sido, a la vez, un aprendizaje constante y la consolidación de una administración al servicio de la ciudadanía que ha podido expresarse libremente para reivindicar más y mejores servicios.

Una realidad que obliga al Ayuntamiento a escuchar, estudiar y dar respuesta a la ciudadanía de una Villa que históricamente ha destacado por su esfuerzo e iniciativa, que afronta un futuro que se diseña a través del Plan Estratégico elaborado con la participación ciudadana, un Plan de Accesibilidad Universal, una política de transparencia validada por el Comisionado Autonómico y una administración electrónica que abre una nueva etapa más eficaz en la gestión administrativa.