Eurocopa 2024

De la Champions a la Eurocopa: la trayectoria de José Rodríguez, el analista español de balón parado convocado por Escocia

José Rodríguez, analista de balón parado del Aston Villa, clasificado para la próxima Liga de Campeones, trabajará para Escocia en el torneo continental de selecciones

José Rodríguez, ayer en Las Coloradas, un día antes de partir hacia Múnich para sumarse a la concentración de Escocia.

José Rodríguez, ayer en Las Coloradas, un día antes de partir hacia Múnich para sumarse a la concentración de Escocia. / ANDRÉS CRUZ

El grancanario José Rodríguez tiene algo de ángel. Desde que emigró para hacer carrera como analista no ha parado de crecer. Primero vivió la experiencia de participar en la Champions con el Midtjylland danés, luego dio el salto a la Premier, donde vivirá su cuarto curso en el Aston Villa, clasificado para la próxima edición de la Liga de Campeones, y ahora trabajará para Escocia en la Eurocopa que arranca el 14 de junio

El grancanario José Rodríguez ya está en Múnich para sumarse a la concentración de la selección de Escocia. Un paso más en la carrera de este analista de balón parado que trabaja desde hace tres temporadas en el Aston Villa, ahora bajo el mando de Unai Emery y que participará en la próxima edición de la Champions tras haber completado un curso excepcional en el que, además, fue el equipo junto al Manchester City que más goles marcó en acciones de estrategia –no cuentan los penaltis y sí las segundas jugadas en las faltas–, 25. El trabajo, arduo y en silencio, dio resultado.

«En plena competición estás en una burbuja y normalizas lo extraordinario, pero ahora que estoy aquí en casa amplío el foco y pienso que hace cinco o seis años ni me imaginaba estar donde estoy, y además ahora con la oportunidad de participar en una Eurocopa», comenta el isleño en su último día en la Isla, donde ha pasado las tres últimas semanas.

Trabajó en las categorías inferiores de la UD Las Palmas en la campaña 2019-20, pero emigró a la siguiente porque recibió una oferta que no podía rechazar; al fin y al cabo, suponía el primer salto grande en su carrera. Le contrató el Midtjylland que en pleno verano pasaría varias fases hasta clasificarse para la fase de grupos de la Champions, de la que cayó porque poco podía hacer ante rivales como el Liverpool, el Atalanta y el Ajax. La gloria nada más aterrizar.

Su buen hacer en el club danés, donde coincidió con Sory Kaba, le permitió pasar a la Premier League, adonde llegó en 2021. Tras convivir con varios cuerpos técnicos, incluido el de un mito del Liverpool como Steven Gerrard, trabaja ahora con el de Emery, con el que las funciones del grancanario tienen una mayor relevancia.

Por los pelos

Sólo un gol de Doku para el Manchester City en los últimos minutos de la final de la FA Cup privó al Aston Villa de liderar en solitario la tabla de equipos con más goles a favor en jugadas a balón parado en todas las competiciones. Un trabajo con un proceso laborioso. «Son muchas horas de trabajo. Vemos córneres y faltas de los rivales y vamos mucho al detalle. Y en base a todo eso vienen varios días de entrenamiento, primero individualmente con los especialistas, es decir, los lanzadores y los rematadores; luego de manera genérica con todo el grupo y finalmente el día antes del partido en profundidad con el once», explica.

Y la metodología ha tenido recompensa. Y también reconocimiento. «Después del partido con el Lille –cuartos de final de la Conference League–, en el que marcamos dos goles en jugadas a balón parado, le preguntaron a Ollie Watkins –el delantero goleador del equipo– por ello y reconoció que se habían dado cuenta –los jugadores– de la importancia del balón parado en el fútbol, que a veces era muy aburrido de entrenar, que es complicado de integrar en los entrenamientos, pero que era necesario. La gente ha cogido la idea porque además saben que para Unai –Emery– esa faceta del juego es muy importante», comenta Rodríguez.

El cuadro de Emery fue junto al Manchester City el equipo europeo que más goles marcó de estrategia: 25

Buena parte de esos 25 goles ayudaron a que el Aston Villa se clasificara cuarto y, por tanto, regresara a la competición de la que fue campeón en 1982 –ganó en la final por 1-0 al Bayern Múnich y en la que no participa desde la edición posterior.

«Cuando tú piensas en la Premier, hay siete u ocho equipos que tienen un presupuesto incomparable con el nuestro, con unas plantillas que por valor de mercado son mejores que las nuestras. Tiene mucho mérito clasificarte por delante de trasatlánticos como el Manchester United, el Tottenham o el Chelsea», reflexiona el isleño, a punto de vivir una nueva experiencia.

Austin MacPhee

Para que esta haya sido posible fue fundamental el papel de Austin MacPhee, el entrenador de balón parado del Aston Villa –Rodríguez pertenece a su equipo de trabajo– y uno de los asistentes de Escocia. Como la confianza es total y los resultados son buenos, decidió llevarse al grancanario también a la selección británica, donde prevé que su labor pueda ser productiva.

«Es una selección en la que, por el estilo del fútbol escocés, las jugadas a balón parado gustan mucho. Escocia nunca ha pasado de la fase de grupos en un torneo internacional. Creo que el grupo –con Alemania, Hungría y Suiza– va a ser bastante igualado y vamos a tener opciones. Sería muy bonito poder hacer historia y pasar, y a partir de ahí, disfrutar de la temporada que viene en el Aston Villa», comenta.

Y buscará dar un paso más en la especialización. «Yo disfruto muchísimo porque es una batalla de estrategia, de ajedrez, antes, durante y después porque tienes que corregir y mejorar. A mí me gusta mucho y mi carrera seguirá por ahí», sentencia el analista, que en los últimos años ha detectado una enorme evolución en su sector.

«Si yo miro desde que creamos un departamento de balón parado hasta ahora, el flujo de trabajo ha mejorado millones. Estamos haciendo cosas que ni se nos habrían ocurrido hace tres años. Es seguir por el mismo camino. Obviamente, el destino dirá, pero ahora mismo quiero especializarme todavía más en el balón parado. Creo que todavía está empezando pese a que está en auge. Antes sólo había tres equipos de la Premier League con entrenadores de balón parado y ahora hay más de 10. Es una tendencia que se extiende a cada vez más países», reflexiona.

«La especialización en el balón parado todavía está empezando pese a que está en auge», comenta el grancanario

Su felicidad, sin embargo, no le hace olvidar ni la Isla ni la UD Las Palmas. No cambiaría Gran Canaria por ningún sitio en el mundo. Este trabajo entre otras cosas me ha permitido viajar mucho y hay muy pocos lugares que tengan la calidad de vida que se tiene aquí, pero bueno, Birmingham es una buena ciudad para trabajar, donde el fútbol se vive intensamente. Aún así, se echa de menos el clima, el sol, la luz y «conducir por la derecha», bromea.

Sobre la entidad amarilla, recordó que dos miembros del club, José Igner y Tanausú García, estuvieron en la ciudad británica en el curso que acaba de terminar por la buena relación que mantiene con ellos de su etapa en el club. «Fue bonito tenerlos por allí para que pudieran ver el día a día nuestro en la Premier, cómo trabajaba nuestro cuerpo técnico... Además, parece que nos bendijeron porque esa jornada ganamos 0-5 y con gol a balón parado. Están invitados todas las veces que haga falta», señala antes de recordar que le gustaría trabajar algún día en la UD.

«Ojalá. Sólo he podido disfrutar de la UD durante una temporada y fue en la cadena de filiales. Ojalá algún día pueda hacer cosas en el primer equipo». Pero no tiene prisa, ni tampoco necesidad. En su horizonte aparecen una Eurocopa en la que Escocia jugará el partido inaugural frente a Alemania el próximo viernes y una temporada con el Aston Villa en la Champions. Nada mal.