La selección española no entrará en política como Mbappé

Unai Simón, uno de los pesos pesados de España, afirmó que "los jugadores tenemos muchas repercusión, pero no sé si debemos dejar estos temas para otras personas, lo nuestro es el balón"

Kylian Mbappé, en la concentración de Francia

Kylian Mbappé, en la concentración de Francia / Friso Gentsch/dpa

Jordi Gil

Jordi Gil

Kylian Mbappé ofreció un discurso que ha dado la vuelta al mundo pidiendo a los jóvenes que acudan a votar en las próximas elecciones de Francia. Una reivindicación para frenar a la ultra derecha muy bien articulada. Un discurso valiente, pero sobre un asunto que acostumbra a ser tabú para los futbolistas como es la política.

En la selección española difícilmente ocurriría algo similar. Así se desprende de las palabras de Unai Simón, uno de los futbolistas con más peso del equipo, quien quiso desvincular la figura del futbolista del personaje público.

Unai Simón: "Soy jugador de fútbol y sólo debería hablar de temas deportivos"

Sara Fernández

Unai afirmó que “Kylian es un jugador que tiene mucha repercusión en el mundo y la sociedad". A nivel general, el galo considera que "los jugadores tenemos mucha repercusión y existe mucha tendencia a opinar de muchos temas cuando no sé si deberíamos hacerlo".

El futbolista del Athletic recalcó que "aquí soy un profesional del balón y a lo único que me dedicaría es a hablar de temas deportivos, que hablen otras personas o entidades sobre estas cuestiones”.

Piqué fue el último en pronunciarse

El conflicto político entró en la selección en 2017 a raíz del referéndum celebrado en Catalunya. Al día siguiente, Piqué se incorporó a la selección y sus críticas a la actuación policial levantaron mucha polvareda en el seno del equipo.

Futbolistas como Sergio Ramos o Pepe Reina discreparon de Piqué y, con la retirada del catalán, el vestuario se ha blindado a cuestiones extradeportivas.

Los jugadores quieren centrarse en el fútbol y, como dijo Unai Simón, dejar en manos de los políticos cuestiones sobre las que ellos no son expertos.

Sobre su profesión o aspectos que rodean su trabajo, los internacionales nunca tienen problemas en responder en las ruedas de prensa donde al Federación Española da libertad absoluta y concede turnos de pregunta a todos los periodistas que lo pidan, aunque ello suponga que las comparecencias se alarguen mucho en el tiempo.

Por ejemplo, la de Unai Simón de este lunes se ha extendido por unos 40 minutos sin que el portero pusiera mala cara ni se quejara del tiempo de atención tan extenso.