La Seguridad Social es la encargada de gestionar y garantizar las pensiones públicas en España que han experimentado una revalorización desde principios de 2023. La mayoría de pensionistas reciben su cuantía repartida en 14 pagas anuales, lo que equivale a 12 pagas ordinarias todos los meses y dos pagas extra que se suelen realizar en los meses de junio y noviembre y que se destinan a las épocas dónde más gastos se producen como son verano y Navidad.

La reforma de las pensiones, que se aprobó el mes de diciembre de 2022 por parte del Gobierno de España y que el Congreso de los Diputados dio luz verde, lleva consigo una subida de las pensiones contributivas de un 8,5% y de un 15% de las no contributivas, la mayor subida hasta la fecha. Además, desde el pasado mes de marzo también se ha arrancado con la segunda pata de la reforma que pretende aumentar la cuantía de las pensiones mínimas y que tiene como objetivo que los jubilados no pierdan poder adquisitivo.

Con la actual subida de precios que se vive en el panorama económico mundial, esta paga extra llega en un momento ideal y los pensionistas esperan recibirla cuanto antes. Según la Ley General de la Seguridad Social, las pagas extras deben realizarse durante los meses de junio y noviembre para que los pensionistas puedan hacer frente a épocas en que los gastos se duplican como es el caso de verano y Navidad. Una duda que suele surgir entre los pensionistas que reciben su prestación por primera vez es si tienen derecho a cobrar la paga extra. 

¿Qué pensionistas tienen derecho a la paga extra?

La Seguridad Social realiza el pago a todos los pensionistas en 14 pagas anuales, excepto en un caso: todos aquellos que perciben una pensión por incapacidad permanente derivada de un accidente laboral o enfermedad profesional no cobrarán ninguna paga extra de las dos pagas extra. Esto no significa que tienen una pensión inferior, sino que la cuantía se ve repartida en 12 pagas y no en 14. Es decir, las pagas extras se ven prorrateadas en las 12 pagas anuales.

Por otra parte, si la incapacidad permanente se ha producido por un accidente no laboral o por enfermedad que no se haya producido en el ámbito, la pensión sí que se repartirá en 14 pagas anuales y sí que tendrán derecho a ella el próximo mes de junio.

¿Cuándo se cobra la paga extra de verano en 2023?

Las pagas extras son un derecho de los trabajadores y pensionistas que viene establecido por la ley. En el caso de las pensiones, la Seguridad Social suele realizar el pago el 25 de junio, en el caso de la de verano, y el 25 de noviembre en el caso de la de Navidad. Eso sí, en referencia a la próxima fecha, el 25 de junio de 2023 es un día festivo, por lo que suelen realizarse el siguiente día hábil. De esta manera, la paga extra de verano en 2023 será el próximo 26 de junio de 2023. 

Por otra parte, cabe destacar que las entidades bancarias tienen la posibilidad de adelantar este cobro a los pensionistas y que se puedan realizar desde el día 24 de junio, por esto es una decisión particular del propio banco. 

¿Cuál es la cuantía de la paga extra?

En cuanto al dinero que se cobra en las pagas extra también hay que señalar que se ha producido un cambio en 2023. Tras la reforma de la pensión y la subida de su cuantía, la paga extra también se ha incrementado. Esto se explica porque el valor de la paga extra es el mismo que el de una paga ordinaria. Por ejemplo, en el caso de que un pensionista reciba una pensión de 1.000 euros, en el mes de junio recibirá otros 1.000 euros de la paga extra de verano, por lo que en total ese mes verá 2.000 euros.

La pensión contributiva máxima en 2023 es de 3.059 euros mensuales. En el caso de aquellos que cumplan los requisitos para poder cobrarla, en junio recibirán más de 6.000 euros. 

La reforma de las pensiones no solo ha incrementado su valor, también se contempla un retraso en la edad de jubilación de forma paulatina hasta el año 2027. Según la ley actual, en España un trabajador puede jubilarse si tiene 65 años y ha cotizado a la Seguridad Social como mínimo 37 años y nueve meses, en caso contrario deberá hacerlo a los 66 años y cuatro meses.