La denuncia de la comisión ejecutiva insular del PSOE majorero sobre la reducción en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de 2012 para las obras del hospital de Fuerteventura no ha sentado nada bien ni entre varios sectores socialistas ni entre sus socios de gobierno, los nacionalistas. Además, fuentes próximas al hospital majorero, aseguraron, que la obra no se ha paralizado, aunque su ritmo de ejecución es muy lento.

Los diputados del PSOE y CC votaron en el Parlamento a favor de reducir para este ejercicio de nueve millones de euros a poco más de tres con destino al centro sanitario. "Jiménez no equilibró su denuncia", señaló un alto cargo del PSOE insular.