Diez años después de que la comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Pájara otorgara cuatro licencias de construcción para sendos chalets en el entorno del Espacio Natural de Montaña Cardón, en el municipio de Pájara, el entonces alcalde y actual concejal, Ignacio Perdomo, el concejal Ramón Carmelo Cabrera y el exedil Pedro Pérez se sentaron ayer en el banquillo de los acusados como imputados por un delito de prevaricación administrativa. También desfilaron ante la titular del Juzgado de lo Penal número 2, Alicia Buendía Fleitas, y el fiscal Carlos Fernández Seijo once testigos, entre ellos, el actual secretario de la Corporación, Antonio Muñecas, la anterior secretaria Catalina Soto así como técnicos y vecinos. La sesión continuará hoy con otro rosario de testigos.

Los hechos se remontan al 22 de agosto de 2002 cuando el mencionado órgano municipal, compuesto por Ignacio Perdomo, Ramón Carmelo, Pedro Pérez, Carlos González, ya fallecido, y Lázaro Cabrera, que no asistió a la sesión, aprobaron las polémicas licencias de obra. El Partido Verde Canario denunció entonces ante la Fiscalía Anticorrupción la decisión municipal contra los citados miembros, así como al arquitecto técnico municipal y la técnica de planeamiento del Cabildo de Fuerteventura.

El fiscal sigue manteniendo que las licencias se concedieron sin el perceptivo informe jurídico, aunque los imputados y su defensa mantienen que los permisos se encuentran amparados no solo por los informes técnicos municipales sino por los propios profesionales del Cabildo de Fuerteventura.

El Partido Verde Canario también denunció los hechos ante la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural y ante la continuidad de las obras, en abril de 2005 refrenda su denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) denunciando al entonces consejero de Medio Ambiente del Cabildo majorero, Lázaro Cabrera, por haber permitido la construcción. Sin embargo, la denuncia fue retirada y Cabrera compareció ayer en calidad de testigo.