El Ayuntamiento de La Oliva ha vuelto a realizar una nueva una reestructuración de las áreas de gobierno. La primera se produjo para dar entrada en el gobierno local a Cristóbal Calero, que encabezó la lista por Nueva Canarias (NC) aunque su partido en reiteradas ocasiones ha pedido a la alcaldesa Claudina Morales su cese, sin que la regidora haya aceptado la petición. La segunda, se origina ahora tras la decisión de la concejala María Ángeles Figueroa de renunciar a su liberación, aunque no deja su acta de edil.

El concejal de Turismo y Comercio, Marcelino Umpiérrez, asume las competencias de Economía, Hacienda y Contratación, mientras que el edil de Festejos y Juventud, Oliver González, se responsabilizará a partir de ahora de las áreas de Suministros, Compras y Patrimonio.

Umpiérrez, que también es el primer teniente de alcalde de la Corporación norteña, señala que "esta remodelación permitirá un ahorro económico a la institución, que pasará de nueve a ocho concejales liberados por el Ayuntamiento, y se realiza tras el extraordinario trabajo efectuado por Figueroa que, en poco más de un año, ha logrado actualizar todo el área de Economía y Hacienda y ha dado respuesta a la difícil situación heredada con medidas que redundarán en una política de optimización de los recursos públicos y permitirá mejorar los ratios de recaudación para prestar un servicio más eficaz al ciudadano".

María Ángeles Figueroa, que se incorpora a la actividad privada relacionada con el sector turístico, mantendrá su acta como concejala de La Oliva, pero no percibirá remuneración económica alguna por ello.

El Gobierno municipal se sustenta con un pacto entre CC , PP y un edil de NC.