El viaje del presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, a Guinea Ecuatorial para asistir, entre otros actos previstos en su agenda, a la inauguración del campus de la petrolera americana Noble Energy, ubicada Malabo, ha provocado un terremoto político en la isla. Tanto el Partido Popular (PP) como Asambleas Municipales de Fuerteventura (AMF) han criticado el viaje presidencial. Ambas formaciones presentaron sendas iniciativas con respecto al traslado para conocer quién asumió el coste del desplazamiento. La institución insular aclaró ayer que los costes del desplazamiento son asumidos desde el Cabildo.

La citada obra fue ejecutada por la empresa majorera Construcciones Rodríguez Ramírez (Cororasa) con una inversión superior a los 50 millones de euros. En el desarrollo del citado proyecto también participaron otras entidades comerciales de la isla, tanto en el suministro de materiales como en la colaboración de la construcción como subcontratas. La actuación de Cororasa en el país africano, donde lleva instalada desde inicios de los años 80, posibilitó la contratación de más de un millar de trabajadores, de los que 200 de ellos majoreros.

La diputada y portavoz del PP en el Cabildo majorero, Águeda Montelongo, calificó el viaje presidencial de Mario Cabrera de "desfachatez", añadiendo que "en Fuerteventura amenaza a la población con mareas negras y en Guinea Ecuatorial respalda con su presencia la inauguración de una sede propiedad de una multinacional petrolera, Nobel Energy, construida por una empresa majorera".

Los conservadores informaron de que Cabrera delegó la Presidencia de la institución durante los días 4 y 6 de junio "mediante un decreto en el que simplemente informa de su ausencia, sin especificar el motivo". Asimismo, anuncian que exigirán en el próximo pleno de la corporación la comparecencia del presidente del Cabildo "con el objetivo de que aclare quién pagó el viaje a Guinea Ecuatorial". También añadió: "Si el traslado lo sufragó con fondos públicos, queremos saber en concepto de qué y si dio parte a la Embajada española o al Ministerio de Asuntos Exteriores de su visita".

Esta misma pregunta fue registrada también ayer por el consejero de AMF, Manuel Travieso, que acusó a Mario Cabrera "de acudir a un acto presidido por un dictador golpista, por lo que tendrá que responder necesariamente a algunas cuestiones que afectan al Cabildo de Fuerteventura".

Máximo apoyo

El presidente del Cabildo majorero, Mario Cabrera, expresó su apoyo "claro, contundente y sin dudas" a la internacionalización de la decena de empresas majoreras actualmente instaladas en Guinea Ecuatorial, pero también en otros países de la zona.

Cabrera adelantó que "siempre que una empresa majorera solicite el apoyo de la institución insular en proyectos de internacionalización, que además generen empleo para vecinos de Fuerteventura, van a contar con nuestro apoyo. Si eso le molesta al PP y AMF, perfecto, ellos solos definen su prioridad: la demagogia. La nuestra es el empleo". El presidente insular también valoró y aplaudió "el papel de las empresas majoreras en buscar mercados externos".