¿Ha sido expulsado de su partido por no pagar las cuotas?

Sí, así es, ese fue el motivo que esgrimió el Partido Progresista Majorero (PPM). Le puedo decir que las cuotas no se han pagado porque desde el principio nos dice el presidente Domingo González Arroyo que no se pague nada. De hecho de los 160 afiliados que hicimos en Antigua, ninguno ha pagado. Nunca se ha pedido número de cuenta a nadie y me consta que en el resto de municipios es igual. Arroyo declaró que los tres concejales que solicitaron la baja del partido habían pagado, y no es cierto, porque ellos mismos lo han desmentido.

¿Cree que es motivo suficiente para expulsar a un candidato que sacó cinco concejales y que gobierna en el Ayuntamiento de Antigua ?

El motivo que esgrimió González Arroyo y el PPM fue el impago de las cuotas, pero el trasfondo es otro totalmente diferente. Arroyo me acusa de haber firmado un pacto con CC para las próximas elecciones. Le aseguro que no he firmado nada, ni con CC ni con ningún otro partido, aunque es cierto que hemos hablado con varias formaciones, entre ellas Coalición, PSOE o Nueva Canarias, como hacen la gran mayoría de políticos que prefieren cambiar de partido antes que cambiar de ideologías.

¿Qué quiere decir?

Me refiero a que hemos visto cómo los esfuerzos del PPM han estado centrados en entrar como sea en el Partido Popular, primero con el intento de aquella coalición de senadores majoreros que finalmente no salió adelante por un desacuerdo porque González Arroyo quería colocar a su hija como senadora, según explicaron más tarde los responsables del PP. El año pasado se firma un acuerdo con el partido de Ignacio González, expulsado también del PP, para así ambos tener más fuerzas a la hora de negociar su regreso al partido de José Manuel Soria. Y de ahí el enfado de Arroyo, que creía que en Antigua tenía a cinco marionetas para usarlas a su conveniencia y en sus negociaciones con los populares. No vamos a permitir que nadie de fuera meta las narices en Antigua para hacer lo que siempre ha hecho: romper pactos y hacer mociones de censura.

Y, hablando de censura, ¿le planteó González Arroyo presentar una moción de censura a la alcaldesa de Antigua?

Sí. En el pasado mes de septiembre tuvimos dos reuniones en la sede insular con los cinco concejales y el presidente Arroyo, donde nos planteó que había hablado con concejales en Antigua para una moción de censura a la alcaldesa Genara Ruiz. Me negué a ello y le respondí que en este mandato no habrá moción de censura mientras el Pacto siga funcionando como hasta ahora. También nos anunció que tanto él como el partido nos mandaban a abandonar el grupo de Gobierno y dejarlo en minoría y, si no obedecíamos, nos declaraba tránsfugas. También nos negamos, porque no vamos ni a hacerle el gusto ni a apoyar nada que vaya en perjuicio del interés del municipio de Antigua. Cuando terminó la reunión me faltó al respeto y me amenazó con una campaña de desprestigio. Entonces le anuncié que no contara conmigo para las próximas elecciones.

Sin embargo, uno de los cinco concejales no le apoyó a usted y decide continuar en el PPM.

Yo respeto las decisiones que cada persona toma en su momento. A mi compañera Deborah Carol, porque aún la considero compañera, fui yo quien le animó para que formara parte de aquel proyecto político para Antigua y quien después la propuso en puesto de salida en la lista electoral. No estoy arrepentido de nada de eso. Pienso que está mal informada y mal aconsejada y considero que, como dice el resto de compañeros, es una cuestión de tiempo para que reflexiones y se dé cuenta de que se equivocó, influenciada por otras personas de fuera del municipio. Ella es una persona altamente manipulable, puede que por su desconocimiento político. Mientras estuvo en el grupo la apoyamos en todo lo que necesitaba. Ella lo sabe, y con eso nos quedamos.

¿Tiene firmado un pacto para incorporarse a CC al concluir el mandato?

Lo único que tengo firmado con CC es un pacto por la gobernabilidad y estabilidad política en Antigua hasta 2015, que se firmó hace dos años con el consentimiento del presidente del PPM, Domingo González Arroyo, que en todo momento estaba informado de cómo iban las negociaciones y que una vez finalizado el acuerdo, celebramos una reunión del comité local de Antigua que presidía él como presidente insular, y donde mostró su total acuerdo. También lo aprobaron por unanimidad todos los compañeros del comité insular, incluido Arroyo. No entiendo ahora cómo dos años después de todo esto, mi ex presidente tiene la poca vergüenza de decir que yo no tenía potestad para firmar y que usurpé el nombre del partido sin autorización.

Tras su expulsión del PPM y la marcha de los concejales. ¿Cuál será su futuro político y el de sus compañeros?

No lo sabemos. Llegado el momento valoraremos si queremos seguir formando parte de la política activa; y, de hacerlo, veremos dónde. Lo que sí tenemos claro es que no vamos a formar parte de un partido que no tenga un rumbo fijo, que esté constantemente dando bandazos dependiendo de lo que le interese en ese momento a unos pocos. Así que, de momento, lo que tenemos claro es donde no vamos a estar.