La excavación arqueológica del yacimiento descubierto a principios de 2012 en el pequeño Islote de Lobos, ha permitido constatar las primeras hipótesis que apuntaban a la existencia de un asentamiento de origen romano de una considerable magnitud y cuya ocupación fue al menos estacional, que estuvo dedicado a la obtención de la púrpura a partir del procesamiento de moluscos marinos, de los que se hasta el momento se han contabilizado 70.000 ejemplares.

Este proyecto se extenderá durante los próximos tres años en el marco de un convenio entre el Cabildo de Fuerteventura, desde la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, y el Cabildo de Tenerife, a través del OACM (Organismo Autónomo de Centros y Museos), titulado Poblamiento y Colonización en las Islas del Atlántico.

Los técnicos recibieron ayer una visita de políticos insulares.