La alcaldesa de La Oliva, Claudina Morales, se enfrenta de nuevo a un proceso judicial tras la querella criminal que presentaron dos de los opositores que no superaron la prueba teórica en las oposiciones de bomberos celebradas por el Consistorio norteño hace siete años. El juez titular del Juzgado de Primera Instancia de Puerto del Rosario, Bertrand Calatayud, ha admitido a trámite la denuncia y ha procedido a la apertura de diligencias previas. Ya han declarado en sede judicial algunos de los denunciados. Sin embargo, la comparecencia de Morales deberá realizarla, si lo estimará el juez, ante el TSJC por su condición de aforada al ser parlamentaria regional, aunque hasta el momento no ha sido citada.

La querella también alcanza a los ediles Minerva Carballo y Miguel van Daele, y seis funcionarios públicos, cuatro de ellos miembros de la Policía Local, que formaban parte del Tribunal, así como a los 13 aprobados como bomberos. A pesar que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) invalidó las polémicas pruebas de selección de personal hace dos años, el Ayuntamiento ha mantenido en sus puestos a los bomberos en contra del fallo judicial que no solo anulaba sus plazas sino que ordenaba repetir el proceso selectivo. Los magistrados del Alto Tribunal canario detectaron filtraciones de las respuestas a los aspirantes que finalmente se hicieron con la plaza de funcionarios. Ante este incumplimiento de los responsables municipales, los afectados decidieron presentar una denuncia por la vía penal.

El Ayuntamiento de La Oliva inició en septiembre de 2007 el proceso de oposiciones públicas para la selección de 13 funcionarios del Cuerpo de Bomberos a los que se presentaron 61 aspirantes. Sin embargo, cuatro de los opositores denunciaron fraude e irregularidades durante los exámenes. Primero, presentaron alegaciones ante el propio Tribunal calificador que rechazó las mismas al considerar que estaban basadas en argumentos subjetivos. Posteriormente, llevaron a cabo la misma iniciativa a través de un recurso de reposición contra el nombramiento de los nuevos bomberos, que también fue desestimada. El siguiente paso fue un recurso ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC, que les da la razón. El Ayuntamiento y los nuevos bomberos presentan un recurso al citado fallo judicial, pero los magistrados lo desestiman al considerar probada la existencia de filtraciones de las respuestas del examen teórico en beneficio de los aspirantes que finalmente consiguieron la plaza de funcionarios públicos.

Fuentes del Ayuntamiento de La Oliva, señalaron, ayer, a este periódico que acatarán la sentencia del TSJC y "convocará próximamente la celebración de un nuevo examen teórico". Además, añadió, que "se está realizando el máximo esfuerzo para garantizar la defensa de los procesos judiciales abiertos y para dar cumplimientos a las sentencias firmes".

El mismo error

Los magistrados que han enjuiciado el caso detectaron que en la prueba teórica, todos los aprobados cometieron el mismo error en la contestación de una pregunta, así como que ningún aspirante obtuviera una puntuación media. También apreciaron que en una pregunta relativa a la Constitución, el Tribunal de las oposiciones entendía que la respuesta correcta era la cuarta, que finalmente era errónea, pero los opositores aprobados marcaron la misma que los componentes del Tribunal. Se les pedía a los aspirantes que contestaran en qué fuentes documentales se inspiró la Constitución de 1978. Todos contestaron como respuesta la Ley de Ovni de 1949, que no existe.