Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cena caliente en Nochevieja

Unas 70 personas con escasos recursos económicos despidieron el año en el centro de la Misión Cristiana Moderna

Algunos asistentes brindan por 2015 en la cena de Nochevieja en la casa de la Misión Cristiana de Puerto del Rosario.

Algunos asistentes brindan por 2015 en la cena de Nochevieja en la casa de la Misión Cristiana de Puerto del Rosario. FUSELLI

Unas 70 personas se reunieron en la cena de fin de año para personas sin recursos que celebró la iglesia evangelista Misión Cristiana Moderna en Puerto del Rosario. Numerosos voluntarios de esta congregación colaboraron en la cocina, decoración del salón y el transporte hasta el centro para que nadie se quede sólo o sin comida caliente en esta noche tan especial.

La cena de nochevieja y nochebuena en la Casa de Acogida de la Misión Cristiana Moderna se ha convertido en un ritual en los últimos años en Fuerteventura. Un banquete destinado a personas desfavorecidas de la sociedad majorera. Además se vive con emoción por ser gratuita y estar abierto a toda las personas sin techo.

El encargado de esta celebración, José Acosta, aseguró que desde hace varios años se organiza esta comida e incluso se informa a muchas personas que no tienen familia, ni un hogar o que carecen de recursos para que acudan a compartir esta fiesta con la comunidad evangélica. "Este año muchos ciudadanos acudieron a disfrutar de la nochevieja junto a los residentes de la casa de acogida y siempre destaca la solidaridad, educación y el agradecimiento de los asistentes que saborean como en cualquier otro hogar productos exquisitos y reciben el año nuevo con alegría, aunque algunos ni siquiera se conocen entre ellos", explicó Acosta.

Todo un festín en el que se sirvieron alimentos de gran calidad como el queso majorero, jamón serrano, mejillones, aguacates, gambas, pimientos rellenos y un guiso de carne de cabra. Como postre turrones, polvorones y las uvas de la suerte en el que muchos pidieron al nuevo año un cambio de rumbo en sus vidas para que la vida les sonría con un empleo y salud.

"Consideramos que son fechas muy especiales en las que todo el mundo tiene derecho a disfrutar de unos alimentos, compañía y las comunidades religiosas tenemos la obligación de ayudar al prójimo y en mayor medida si padece problemas o enfermedades para que olviden el sufrimiento por unas horas alrededor de una mesa con una cena digna y un refugio", insiste el organizador.

El cocinero encargado de elaborar los diferentes platos, José Antonio Robayna, triunfó y recibió la felicitación de los comensales. "El guiso de carne de cabra es el plato estrella de la noche, aunque hemos contado con una amplia variedad de productos de la tierra para despedir el año y recibir el nuevo por todo lo alto", apuntó este artista de los fogones.

Los voluntarios de la Misión Cristina Moderna recordaron que durante estos días también se desarrolla la campaña de apadrinar a un niño con un juguete para que ningún pequeño se quede sin un obsequio el día de Reyes. Esta iglesia solicita a los fieles y a las familias majoreras que entreguen los juguetes en su sede de Risco Prieto en Puerto del Rosario. Y todos los regalos se repartirán entre a los hogares demandantes. Una campaña que también se celebra desde hace varios años y que ha logrado recoger cientos de juguetes para hacer realidad los sueños de muchos niños.

Compartir el artículo

stats