Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hipopótamo 'Hipo' se va al dentista

Veterinarios franceses operaron al animal en La Lajita

El equipo de cuidadores de Hipo espera a que despierte de la anestesia.

El equipo de cuidadores de Hipo espera a que despierte de la anestesia. LP / DLP

Hipo es una de las estrellas del Oasis Park Fuerteventura, ubicado en la localidad sureña de La Lajita. Es el último hipopótamo del Nilo que nació en este centro. Tiene dos años y pesa unos 3.500 kilos. Sus cuidadores le detectaron hace algunas semanas en las revisiones odontológicas que le realizan casi a diario que dos de sus dientes le estaban causando graves heridas.

La directora del zoo majorero, Guaximara Cabrera, no lo pensó dos veces y contactó con dos prestigiosos veterinarios franceses Norin Chai y Thierre Petit a los que expuso el problema de salud del animal. De forma desinteresada se desplazaron hasta Fuerteventura para intervenir al animal.

Tras estudiar la patología en la Clínica veterinaria del propio Zoo decidieron que era necesaria la intervención quirúrgica para extraer las piezas dentales que dañaban a Hipo. La primera medida que adoptaron fue estudiar la técnica de la anestesia, un actuación delicada por las características especiales de la piel del animal.

Tras el lanzamiento de los primeros dardos analgésicos, Hipo tardó unos 50 minutos en desplomarse y dormirse plácidamente. Fue el momento en que le administraron el suero y le controlaron las pulsaciones y le inyectaron la medicación necesaria para evitar infecciones. El siguiente paso fue la intervención que duró más de dos horas para la extirpación de los dientes.

Guacimara Cabrera valoró el trabajo de los profesionales galos. "Gracias a su colaboración el equipo de veterinarios de la clínica de nuestro zoo pudo ampliar sus conocimientos. Durante dos días no pararon Norin y Thierry de atender diversos casos clínicos, como una serpiente pitón albina, una gacela oryx y varios camellos".

Tres horas más tarde de la operación, el hipopótamos comenzó a despertar ante la atenta mirada de sus cuidadores. Posteriormente, una vez de píe se incorporó a los dos miembros del grupo en el estanque del zoo.

Compartir el artículo

stats