Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El primer centenar de soldados del Soria 9 parte a la nueva misión de Afganistán

El objetivo es reforzar la seguridad en la base de Herat e instruir a las fuerzas afganas Por primera vez se incorporan varios perros adiestrados para encontrar explosivos El contingente de la Aspfor XXXVII aporta 218 militares y la segunda expedición viajará a Herat el lunes 16

La salida en el Aeropuerto de Fuerteventura de la primera expedicición de militares del Regimiento Soria 9 con destino a Afganistán.

La salida en el Aeropuerto de Fuerteventura de la primera expedicición de militares del Regimiento Soria 9 con destino a Afganistán.

Un total de 117 militares del contingente Aspfor XXXVII (Afganistán Spanish Force) se desplazaron ayer desde Fuerteventura a Herat para participar en la nueva misión Resolute Support de Apoyo Decidido, y que dio comienzo el pasado uno de enero. Con el objetivo de proporcionar instrucción, adiestramiento, y asesoramiento a las fuerzas afganas hasta que puedan asumir sus cometidos sin necesidad del apoyo internacional.

Los familiares, amigos y compañeros despidieron con mucha tristeza ayer en el Aeropuerto insular de El Matorral a los soldados que permanecerán cuatro meses en el estado islámico.

Como novedad este año se unieron a la expedición majorera varios perros, de raza pastor alemán, adiestrados para la detección de explosivos y que servirán de gran ayuda en las labores programadas en el país.

"Para mi hijo y sus compañeros es un honor poder acudir a misiones internacionales del más alto nivel, y sabemos que están muy preparados. Pero la familia lo pasa muy mal por la separación, incertidumbre, los riesgos y peligros a los que se enfrentan", expresan los padres de origen colombiano del soldado John Mario Agudelo, de 25 años. Julieta y su marido se trasladaron desde Londres, donde están afincados hasta Fuerteventura para despedir a su único hijo que se marchaba ayer por primera vez a una misión de este calibre.

El próximo lunes partirá la segunda expedición con 111 profesionales del Soria 9 destinados en Fuerteventura.

"Yo soy una de las pocas mujeres que me voy en este primer viaje, y el próximo lunes se incorporarán mis compañeras, Gisela y Magdalena que han venido a despedirme" apuntó Raquel Castillo. Con nervios y la bandera española acompañaban a Alonso en el momento de la partida sus dos hijas y su esposa María del Carmen Hernández. "Es un momento muy duro porque no queremos que se vaya, aunque es su tercera salida y estamos aquí para apoyarlo porque trabaja en lo que le gusta y con la bandera queremos desearles a todos suerte y un feliz regreso en julio. Cuatro meses pasan rápido", añadió la esposa del militar, un profesional que sólo lleva cuatro meses con su familia en la isla de Fuerteventura.

Entre las historias curiosas también hay que destacar la del militar Manuel Mas, de 54 años de edad y natural de Melilla. Es un hombre muy conocido en Fuerteventura, porque reside en la Isla desde hace 32 años. "Para mi marido son muchas las misiones desde la época de la Legión, luego estuvo en Bosnia, y ha participado en otras en Afganistán", recuerda la majorera de El Cotillo, Lidia Morales, quien certifica que Manuel deseaba sumarse a esta nueva misión internacional.

"Experto y gran conocedor de los vehículos militares Mas acude ilusionado. Es un profesional que ha visto la muerte de cerca y ha logrado salir ileso en operaciones de rescate y misiones tanto fuera como en Canarias", añadieron sus compañeros.

El teniente coronel de Infantería, Juan Ángel Bote Paz, explicó que el contingente acude a la base de Herat con la finalidad de proporcionar seguridad a la propia base de la OTAN, junto al control de accesos y patrullas. "Los riesgos a los que se enfrenta nuestro Ejército y en concreto el Soria 9 son los que rodean a la seguridad, posibles incursiones a la base, y los inherentes al propio escenario con insurgentes tanto de talibanes como del crimen organizado" agregó. Asimismo, destacó que la misión se prolongará cuatro meses, en función del desarrollo de la misma, y al final serán relevados por otra expedición.

"Con anterioridad, el Regimiento Soria 9 participó en 2011 en el país árabe con una compañía de seguridad y en 2013 en una operación civil con militares", apuntó el teniente coronel Bote.

En total viajarán a la base de Herat 218 militares del contingente Aspfor XXXVII, que se compone de las unidades Regimiento de Infantería Ligera Soria 9, Batallón de Zapadores XV, Batallón de Cuartel General BRILCAN, Batallón Policía Militar I, Escuela Militar de Sanidad (EMISAN) y Agrupación de Sanidad 3 (AGRUSAN).

La primera expedición embarcó a las 15.00 horas en un avión de la compañía Air Europa con destino a Herat. Es un viaje de unas 10 horas con una parada para repostar.

En esta primera despedida de 2015 los soldados del Ejército de Fuerteventura llevan en su corazón a dos profesionales que han hecho historia. El sargento Manuel Argudín Perrino, natural de Gijón, y la soldado Niyireth Pineda Marín, destinados en Fuerteventura y que fallecieron en la misión de Afganistán el 26 de junio de 2011. Fueron víctimas del mayor explosivo lazado contra las tropas españolas en el país.

La OTAN desplegarán en Afganistán 12.000 efectivos de naciones aliadas y países contribuyentes. El Gobierno español aprobó la participación de un máximo de 485 militares en esta nueva misión. Los militares españoles se desplazarán a la base de apoyo avanzado FSB de Herat para ejecutar labores de adiestramiento, y aportarán un hospital sanitario tipo Role 2, una unidad de seguridad y trabajarán en la gestión del aeropuerto. También estarán presentes en los cuarteles del Mando Oeste de Adiestramiento, Motorización y Asistencia de Herat y de la misión en Kabul.

Compartir el artículo

stats