Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Me han amenazado de muerte"

Cipriano Hernández se entregó ayer a la Guardia Civil como había anunciado a LA PROVINCIA / DLP el pasado sábado

Es el hombre más buscado desde el pasado martes en Fuerteventura y en el Archipiélago canario. Cipriano Hernández Liria (Las Palmas de Gran Canaria, 1976) fue señalado por la Guardia Civil como el presunto autor del crimen del camarero Daniel Moreno, ocurrido en la zona turística de Morro Jable, en el municipio de Pájara, hace hoy una semana. Su fotografía se colgó de los mostradores de las navieras, en el aeropuerto, en los vehículos policiales y hasta en guaguas de transporte público.

Desde hace días se encontraba no solo en paradero desconocido sino en busca y captura. Ayer decidió presentarse voluntariamente como había anunciado a LA PROVINCIA / DLP el pasado sábado. Desde la localidad de La Lajita llamó a la Guardia Civil de Morro Jable y una patrulla se desplazó a detenerlo. Anoche era interrogado por los miembros de la Policía Judicial para poder determinar si tiene alguna relación con la muerte de Dani Moreno.

Cipriano conversó con este redactor horas antes de salir de su escondite. Lo sacaron en un vehículo a primera hora de la mañana desde Morro Jable hasta La Lajita. Allí esperó pacientemente hasta que le entregaron el dinero de un giro postal que le habían mandado unos familiares, luego un amigo le compró unas mudas de ropa que se llevará a la prisión de Tahíche.

"Me entrego por la orden que pesa sobre mí para ingresar en prisión y cumplir una condena de seis meses por diversos hurtos y robos". También, aclaró, "mi decisión de entregarme a la Justicia no tiene nada que ver con el crimen del camarero del hotel Magic Life. Lo aclaro de nuevo para que no haya la más mínima duda. Le vuelvo a repetir que soy un ladrón pero no he cometido ningún delito de sangre".

Amenazas

El grancanario se mostraba nervioso a medida que se iba acercando la hora de la entrega a pesar que tiene experiencia de estar privado de libertad, no en vano ha permanecido ocho años recluido en la cárcel de Mansilla de las Mulas. "Llevo una semana sin dormir. Estoy trabado porque la Guardia Civil sigue pensando que yo tengo algo que ver con la muerte del camarero. Bastante daño me han hecho ya con divulgar mi foto relacionándome con el crimen, no solo a mí sino a mi familia e incluso a mi novia, que la han despedido del trabajo. Que busquen en otro sitio y que aclaren todo", relató ayer.

Cipriano también denunció que ha recibido amenazas desde que se difundió su fotografía con el requerimiento de busca y captura de la Guardia Civil. "Decían que me iban a echar el coche arriba, que si me cogían me mataban y todo tipo de amenazas. Incluso miraban mal a mi novia cuando iba al supermercado. Hemos vivido una semana muy intensa", comentó.

Los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil intensifican sus investigaciones para esclarecer el crimen del joven Daniel Moreno Ibáñez. Descartado el móvil del robo, dado que en las ropas del asesinado aparecieron tanto la cartera con su dinero como el teléfono, las pesquisas de los investigadores se dirigen hacia el entorno de la familia, incluida su pareja sentimental, los compañeros de trabajo y de las amistades. Hasta ahora le han tomado declaración en el cuartel de Morro Jable a cerca de medio centenar de personas, aunque no hay detenidos, de momento.

Compartir el artículo

stats