Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

González Arroyo cesa como consejero insular por su condena de nueve años

La Comisión de Asuntos Generales del Cabildo toma conocimiento hoy del informe de la Junta Electoral Central

La vida política de Domingo González Arroyo (Arrecife, 1940) se apaga. Tras su desahucio de la Alcaldía de La Oliva como consecuencia de la condena que lo inhabilitaba para cargos municipales por un delito continuado de prevaricación, ahora deberá abandonar por la misma causa su cargo de consejero en el Cabildo majorero y la vicepresidencia del Parque Tecnológico de Fuerteventura. La inhabilitación es por nueve años, aunque el veterano político mantiene la confianza en que la Justicia le dará la razón. De no ser así, tendrá 85 años cuando termine de pagar su pena.

Tras más de 46 años de forma interrumpida en las instituciones públicas, González Arroyo, deberá decir adiós a todos sus cargos. La Comisión de Asuntos Generales del Cabildo de Fuerteventura tomará hoy conocimiento la resolución de la Junta Electoral Central que considera que es incompatible el cargo insular que ostenta el exalcalde de La Oliva con la sentencia que lo inhabilita por prevaricación. También abordará el citado órgano la dimisión del otro consejero del Partido Progresista Majorero (PPMajo), Jerónimo Soto, afectado por la misma causa. El PPMajo, la formación que fundó Arroyo tras su expulsión del PP, logró en las pasada elecciones locales dos consejeros en el Cabildo majorero.

Tras la celebración de la citada Comisión, el asunto será incluido en el orden del día del pleno de la Corporación convocado para el próximo lunes. En la sesión se dará cuenta del cese del veterano político. En la misma jornada, se reunirá la Junta General Extraordinaria del parque Tecnológico de Fuerteventura, donde en el primer punto se expondrá la marcha forzada de Arroyo de su cargo de vicepresidente segundo y de su condición de consejero del Consejo de Administración.

Domingo González Arroyo fue condenado el pasado mes de junio por el Juzgado de lo Penal número 2 de Puerto del Rosario como autor de un delito continuado de prevaricación, a la pena de nueve años de inhabilitación especial para el cargo de alcalde o de cualquier otra naturaleza electiva y de ámbito local. También fueron condenados dos exconcejales y un técnico. Por esta causa tuvo que abandonar la Alcaldía de La Oliva forzado pues se negaba a acatar la sentencia. Llegó incluso a atrincherarse en el despacho y tuvo que ser desalojado por agentes de la Policía Local.

El origen del conflicto fue la denuncia de dos vecinos por la extracción de áridos de la cantera Lomo del Pájaro que no contaba con las autorizaciones ni licencias para el desarrollo de la industria.

Toda una vida

González Arroyo ha estado más de la mitad de su vida en política. Estuvo 18 años como concejal en el tercio Familiar durante la época franquista; 24 años y dos meses como alcalde de La Oliva con mayoría absoluta, así como siete meses en minoría y tres como teniente de alcalde; 20 años y nueve meses, como consejero del Cabildo, 20 años como diputado regional y cuatro como senador.

Compartir el artículo

stats