Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Oliva

Parque Holandés, en pie de guerra

Los vecinos manifiestan su indignación ante el abandono de la localidad con farolas rotas, socavones y basura en las calles - Exigen un plan de modernización de aceras y mobiliario

Vista de Parque Holandés con el deterioro de sus calles, jardines y mobiliario urbano.

Vista de Parque Holandés con el deterioro de sus calles, jardines y mobiliario urbano.

Los habitantes de Parque Holandés empiezan el año con nuevos propósitos y la esperanza de que se resuelvan los problemas que sufren a cada día. Este 2017 han decidido ponerse en pie de guerra y luchar para que las infraestructuras públicas se modernicen de una vez. Cansados de ver los cables sueltos en las calles, jardines y palmeras abandonadas, farolas rotas y caídas, socavones en la calle principal y basura, exigen al Ayuntamiento de la Oliva y a las autoridades soluciones inmediatas. "Queremos un plan de modernización para este pueblo que ha sufrido una marginación y abandono dentro del municipio turístico y excelente de La Oliva", indica la comunidad de vecinos.

El majorero Friso Riteco, nieto del holandés que fundó la primera urbanización llamada Parque Holandés, lamenta el estado que presenta esta localidad que fue una paraíso hace unos años. Friso regenta el único supermercado del lugar, y exige una reforma de las infraestructuras públicas como farolas, aceras y calles que están rotas. "Estamos cansados de pedir el asfaltado de la calle principal, que cuiden los jardines y patrullas de policía local. Vivimos totalmente alejados de los servicios municipales", explica.

"Tengo abierta la tienda", añade, "porque creo que es necesaria debido al aumento de residentes, y a la distancia que existe hasta Puerto o Corralejo. De nuevo vemos villas y casas de las urbanizaciones que se están ocupando pero los servicios públicos son pocos y muy malos. Es una pena ver este centro comercial abandonado y nadie se preocupa de la reparación ni del mantenimiento", insiste.

Otra vecina de Barcelona afincada en esta zona desde hace cinco años, Mercedes López, está dispuesta a manifestarse donde haga falta para exigir al Ayuntamiento de La Oliva la modernización de calles, aceras, jardines, alcantarillas, y que se pongan sanciones a los vecinos incivilizados que dejan a los perros sueltos y tiran basuras y escombros por todas partes.

"Esto es como vivir en la selva donde la gente no respeta unas mínimas normas de convivencia, no hay policía local en la calle, y salir a dar una paseo resulta deprimente por la suciedad y peligroso para niños y ancianos porque todo está roto. Es evidente", subraya, "que este pueblo necesita una reforma urgente pero las autoridades pasan de todo y nadie nos atiende pero pagamos nuestros impuestos". Y si bien los residentes valoran la tranquilidad y paz reinante, piden más seguridad para evitar robos y peleas. Sus habitantes reconocen que lo único bueno que se ha conseguido es el centro cultural y las canchas deportivas.

"Pedimos que se aprovechen al máximo estas instalaciones con la organización de cursos con monitores, y talleres para niños y familias que demandan clases de apoyo, manualidades y música", indica Reyes Nolasco, que trabajó en la localidad y habita en el pueblo. La apoyan el gaditano Jesús Correa y el colombiano Javier Caravalí.

Otra demanda urgente es el asfalto de la carretera desde Parque Holandés a Villaverde para mejorar las comunicaciones de este núcleo con el resto de los pueblos.

Compartir el artículo

stats