La Consejería de Industria del Gobierno de Canarias declinó ayer pronunciarse sobre el auto de suspensión cautelar de la autorización de la nueva línea de alta tensión en Fuerteventura porque aún no lo ha recibido y ha recordado que fue concedida por el Ejecutivo anterior presidido por Paulino Rivero, formado por Coalición Canaria (CC) y PSOE.

Fuentes del gabinete de prensa de la Consejería dirigida por Pedro Ortega señalaron a Efe que se pronunciarán sobre el contenido del auto una vez que lo reciban y lo hayan estudiado, y que su posición es de respeto absoluto a las decisiones judiciales.

Además, las mismas fuentes aclararon que la autorización de la línea de alta tensión de 132 Kw, que cruza la isla de norte a sur con más de 300 torretas, algunas de más de 50 metros de altura, "fue promovida por la consejera socialista Francisca Luengo".

Por otra parte, el Cabildo de Fuerteventura celebra el auto emitido por la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que ordena la paralización cautelar de la instalación de torretas eléctricas de alta tensión entre Puerto del Rosario y Gran Tarajal por parte de Red Eléctrica de España.

"Hoy hemos dado un paso importante porque se paralizan estas obras. Vamos a dar la batalla por una Isla sostenible y cuidada allí donde sea necesario", aseguró ayer, en rueda de prensa, el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales.

El presidente insular, que estuvo junto a la consejera de Medio Ambiente, Edilia Pérez, y el portavoz del PSC-PSOE en el Cabildo, Juan Jiménez, dijo que el TSJC "ha entendido que la población de Fuerteventura y sus instituciones tenemos razones más que sobradas para que la Isla tenga un sistema eléctrico que cubra las demandas de la ciudadanía sin cometer barbaridades que destrozan un paisaje singular".

A su juicio, el TSJC "ha entendido que la población de Fuerteventura y sus instituciones tenemos razones más que suficientes para denunciar un actuación que se ha hecho con prepotencia". Morales anunció que mantiene contactos con el Cabildo de Lanzarote y el Ayuntamiento de Yaiza, dentro del Eje Oriental, para ir de la mano contra el proyecto de Red Eléctrica de España para instalar una línea de alta tensión que conectaría Mácher, en Lanzarote, con Matas Blancas, en Fuerteventura.

Morales recordó que a este contencioso administrativo, se suma el requerimiento que se presentó el 22 de diciembre a la Consejería de Sostenibilidad del Gobierno de Canarias para que anule de oficio la declaración de impacto ambiental del proyecto de instalación de torretas de alta tensión de Red Eléctrica de España entre Mácher, en Lanzarote, y Matas Blancas, en Fuerteventura, porque se fraccionó en cinco tramos y se evitó una evaluación ambiental estratégica. A ello se une la apertura de expediente informativo por parte de la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (Apmun) que permitirá averiguar si la compañía Red Eléctrica de España ha abierto nuevos caminos en el municipio de Antigua para instalar torretas de alta tensión.