Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Podemos y NC fracasan en su intento de frenar el proyecto de Chillida en Tindaya

CC, PSOE y PP rechazan en el Parlamento la propuesta para declarar la montaña patrimonio de la Unesco

Podemos y NC fracasan en su intento de frenar el proyecto de Chillida en Tindaya

Podemos fracasó ayer en su intento de frenar el proyecto del escultor Eduardo Chillida en la montaña majorera de Tindaya proponiendo en el Parlamento que sea declarada patrimonio mundial de la Unesco. Los tres grupos mayoritarios -Coalición Canaria, Partido Socialista y Partido Popular- defendieron la iniciativa ideada hace dos décadas por el artista vasco, ya fallecido, y que ha pasado por una larga controversia política en estos años sin que el monumento ni siquiera se haya iniciado.

El debate de la proposición no de ley en el pleno de ayer provocó un agrio enfrentamiento entre la diputada de Podemos Natividad Arnáiz y el nacionalista Mario Cabrera. Coalición Canaria presentó una enmienda al texto de Podemos para que la tramitación ante la Unesco se hiciera incluyendo también la realización del proyecto escultórico, que finalmente fue retirada ante la negativa de Podemos a aceptarla a debate y votación.

Arnáiz descalificó la enmienda de CC y la tildó de "majadería" de los nacionalistas "que sólo puede responder a la ignorancia o a intereses ocultos". En respuesta, Cabrera acuso a la parlamentaria de la formación morada de "insultar a la inteligencia de un pueblo" por no respetar la opinión de los habitantes de Fuerteventura, que defienden el proyecto de Chillida en la montaña a través de las instituciones que les representan.

Podemos considera que Tindaya reúne ampliamente los requisitos que exige la Unesco para que pueda ser declarada patrimonio mundial al atesorar valores naturales, históricos y científicos. Arnáiz cree que incluir a la montaña en esta categoría de protección le blindaría frente al proyecto de Chillida, al que calificó de "agujero negro" por el que se han gastado 30 millones de euros sin que se haya movido una piedra. La parlamentaria de Podemos recordó que en Fuerteventura todavía hay niños que estudian en barracones o hay un hospital sin terminar mientras que el monumento de Tindaya sigue costando dinero al erario público. "Es hora de rectificar y reconocer el error", aseveró.

El nacionalista Mario Cabrera lamentó que la iniciativa de Podemos persiga realmente que no se construya el monumento y recordó que la propuesta es la misma que en junio pasado se votó en el pleno del Cabildo de Fuerteventura y que resultó rechazada por PSOE, PP y CC. Cabrera defendió que todas las instituciones democráticas de Fuerteventura avalan este proyecto escultórico, han votado en sus plenos reiteradamente a favor y siguen haciéndolo cada vez que se vuelve a plantear.

Por su parte, la diputada del PSOE Rosa Bella Cabrera sostuvo que se trata de un objetivo que, aunque interesante en su fin, es prácticamente inalcanzable por los medios y recursos que habría que emplear para lograrlo. Explicó que para lograr esa declaración en un espacio o monumento, "se precisa de la intercesión de muchas instituciones de ámbito internacional y de grandes recursos económicos que hoy en día, a causa de la crisis económica, prácticamente ninguna administración pública está en disposición de afrontar".

También la diputada majorera del PP Águeda Montelongo afirmó que la montaña ya esta suficientemente protegida y que el proyecto ideado por Eduardo Chillida es "el sueño de toda Fuerteventura". Montelongo criticó que esta iniciativa se haya visto truncada en estas dos últimas décadas por "la gran chapuza que hizo Coalición Canaria", lo que ha llevado al desencanto a muchos ciudadanos.

El único grupo que votó a favor de la iniciativa de Podemos fue Nueva Canarias al considera importante que se protejan los valores naturales e identitarios de las Islas. El diputado Luis Campos lanzó también la propuesta de que un asunto tan controvertido como es el monumento de Chillida sea sometido a referéndum en Fuerteventura para que el pueblo majorera se pronuncie al respecto. Por último, el grupo Mixto se abstuvo aunque sí criticó la excesiva politización en la que ha caído la situación de Tindaya.

Compartir el artículo

stats