Numerosos feligreses acudieron ayer a contemplar la Cruz de Lampedusa que se colocó ayer a mediodía en el altar de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, y que simboliza la migración y pérdida de vidas humanas en el mar.

El párroco Juan Carlos Medina presentará este emblema sagrado hoy en una cto oficial a los medios de comunicación y autoridades.

La iniciativa se llama el viaje de la cruz de Lampedusa, y éste será por espacio de diez días por la geografía insular recalando en diferentes iglesias de varios pueblos majoreros para que los vecinos conozcan su significado.

La citada cruz, que ha recorrido varios países europeos y comunidades autónomas, está fabricada en madera con una patera que naufragó en el Mediterráneo, y en el que fallecideron sus ocupantes caundo trataban de alcanzar la costa. El encargo del Papa Francisco tras darle su bendición fue que la llevaran por todas partes, y en la Isla se rendirá un homenaje a los inmigrantes africanos fallecidos en aguas del mar Atlántico.