Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La guitarra de Mary Ferry vuelve a sonar

Puerto del Rosario ofrece un homenaje a una de las fundadores de la Parranda Luis Márquez

La guitarra de Mary Ferry vuelve a sonar

La guitarra de Mary Ferry vuelve a sonar LP/DLP

La guitarra de María del Carmen Ferry Espinel (1947-2003) volvió a sonar en el homenaje que le tributaron en Puerto del Rosario. Su dulce sonrisa y la amabilidad que atesoraba también fueron protagonistas de un evento donde la emoción se apoderó no solo de su familia sino de los asistentes. La fundadora de la Parranda Luis Márquez dejó su huella, no solo en el ámbito musical sino en su trabajo como auxiliar de clínica y en cuantas organizaciones vinculadas a ayudar a los más desfavorecidos. Trece años después de su muerte, sus amigos parranderos le tributan un merecido reconocimiento. Eso si, con la música como principal carta de presentación.

El Centro Cultural de La Charca fue el lugar elegido para tan acertada celebración donde no faltó ni el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales, ni el alcalde de Puerto del Rosario, Nicolás Gutiérrez, así como el consejero insular de Cultura, Juan Jiménez, entre otras autoridades.

" Solo evocar tu nombre nos llena d íntima satisfacción, admiración y respecto por tu espíritu de servicio y tu sentido del deber...". Así reza en la placa que los organizadores le entregaron a sus familiares. Era el reconocimiento a una persona que destacó, entre otros aspectos, en colaborar con quienes lo necesitaban.

La vida de Mary, como cariñosamente la conocían, no fue fácil. Con tan solo 30 años enviudó tras la muerte de su marido Juan García. Tuvo que afrontar en solitario la evolución de sus tres hijos: María del Carmen, Pilar y Juan Francisco. A pesar de las dificultades de esta misión, lejos de arrugarse se puso a estudiar para obtener el título de Auxiliar de Clínica, labor profesional que desarrolló durante muchos años en el Hospital de Fuerteventura. Al margen de la educación de sus hijos pequeños sacaba tiempo para dedicarlo a Cruz Roja, donde llegó a ocupar el cargo de presidenta de la sección juvenil, así como desarrollar su labor pastoral como catequista.

Sin embargo, la música estuvo siempre presente en su vida. Fue la fundadora de la parranda Fortaleza, que generó en la actual Luis Márquez. También formó parte del Grupo de Toque de la Escuela de Adultos.

Su hija Mary fue la portavoz de la familia en dirigirse a los presentes. A pesar de la emoción que la envolvía tuvo palabras mágicas para su madre a la que calificó de 'luchadora'. "Se nos fue su cuerpo, su voz, su mirada... pero claro está para su familia y para todos los que estamos aquí, una persona así no desaparece nunca, ella estuvo aquí, vivió, amó e hizo todo lo que quiso y pudo. Dejó huella", señaló.

Y como Mary Ferry fue una parrandera, una amante de la música, nada mejor que recordarla en su acto de homenaje con lo que más le apasionaba. Por ello, actuaron la Parranda Luis Márquez, El Bernegal y la orquesta Los Ídolos. Sólo faltó su voz ... pero se sentía en el ambiente.

Compartir el artículo

stats