Los inmuebles que denunció en Fiscalía el portavoz del grupo Votemos en el Ayuntamiento de La Oliva, Álvaro de Astica, cuentan con todas las licencias de construcción y apertura. Tanto el Hotel Boutique y Villas Oasis Casa Vieja tramitaron sus autorización entre los años 2008 y 2011. Desde el Consistorio norteño se asegura que de estas autorizaciones se han informado por escrito y en persona en numerosas ocasiones al propio Astica.

El representante de Votemos denunció ante la Fiscalía al alcalde Isai Blanco y a la Concejal de Urbanismo, Omaira Saavedra, por un presunto delito de prevaricación por omisión relacionando ambos inmuebles con la hija de González Arroyo, al tiempo que consideró que se trataba de un delito de tráfico de influencias.

El regidor de La Oliva, considera que las acusaciones de Votemos sobre prevaricación " son sencillamente falsas. Su único propósito es el de difamar, tratando de asociar una licencia que se tramitó hace casi diez años con nuestro gobierno, que comenzó hace ocho meses".

El primer edil considera que esta es la política del ' Juzgado espectáculo' que "viene practicando el concejal de la oposición, utilizando la Justicia como un medio de propaganda. Presenta un escrito en Fiscalía sin ninguna responsabilidad, y ese mismo día sale en los medios llamando golfo y corrupto a todo el mundo". Además, añadió, que "no hemos cometido ninguna ilegalidad ni la vamos a cometer. Estamos aquí para eso, para trabajar respetando la ley y asegurarnos que este ayuntamiento se gestiona con todas las garantías, no sólo ahora, sino también en el futuro, independientemente de quien gobierne".

Desde el Consistorio resaltan que fue el propio alcalde quien facilitó a Astica el expediente que cuestiona, y que la Oficina Técnica le contestó por escrito a todos sus requerimientos, "de manera que la falta de colaboración que alega este grupo político nunca se produjo". Además, un certificado de Urbanismo confirman que los inmuebles cuentan con todas las licencias de construcción y apertura. También este aspecto se informó por escrito al portavoz de Votemos, con documento firmado por la concejala Delegada, Omaira Saavedra, en noviembre de 2017, que con el cambio de un inmueble a uso turístico, la competencia pasa a ser del Cabildo y no del Ayuntamiento.