Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gánigo a Echeverría, la maestra del azul

La pintora recibe emocionada el Premio Insular de Artesanía 2018 y continuará con su labor

Desde la izquierda, Juan José Cazorla, la artesana María del Carmen Echeverría, Nereida Brito y Marcial Morales.

Desde la izquierda, Juan José Cazorla, la artesana María del Carmen Echeverría, Nereida Brito y Marcial Morales. CARLOS DE SAÁ

María del Carmen Echeverría Bonastre recibió ayer emocionada el Premio Insular de Artesanía 2018, en un eterno aplauso dentro de un recinto repleto de público. "Agradezco a la organización este maravilloso premio y sólo puedo decir que seguiré pintando si el pulso me lo permite", afirmó sobre el escenario del recinto. Echeverría recibió el gánigo de piedra de manos del alcalde de Antigua, Juan José Cazorla, el diploma lo entregó la presidenta del colectivo Mafasca, María Nereida Brito, y del presidente del Cabildo Insular, Marcial Morales, un ramo de flores. También acompañó a la premiada el consejero insular de Cultura, Yose Herrera.

Una jornada inolvidable para la artesana que reivindicó fuera de micrófono "un mayor apoyo a los oficios tradicionales que pueden desaparecer como el calado, la alfarería y la palma". Seguidamente, pidió que cuiden estas artes y se impartan más cursos para llegar al público infantil y adulto. "Recuerdo aquellas primeras ediciones de la Feria Insular de Artesanía con mucha palma en las casetas, alfarería, calado y el telar, pero quedan muy poquitos puestos y artesanos antiguos", insistió rodeada de amigos y alumnas.

"Me queda mucha pena porque nunca aprendí a calar, y el calado majorero es maravilloso", desveló. Además rogó que si se muere le entierren "en Fuerteventura".

La artesana que estudió Bellas Artes en su ciudad natal de Manresa (Cataluña) llegó a la Isla junto a su marido, militar, hace 40 años y "me enamoré del azul de su mar y de su cielo, mi color favorito en la pintura" señaló. Seguidamente, María del Carmen anunció, a sus 78 años, que si las fuerzas le acompañan volverá a dar clases "para mantener viva la pintura artística sobre seda, loza y vidrio".

Su trabajo creativo se ha expuesto en la feria en el stand de Manos Artesanas y en el del Ayuntamiento de Pájara. "Resido en la Lajita desde hace muchos años, donde me hice mi casa y de Fuerteventura no me quiero ir nunca auqnue mis hijos estén fuera", reconoció. También agasajó la labor de Manos Artesanas. Felipe Marrero y su equipo, dijo, "se merecen todo el apoyo por su gran trabajo y recuperación de la vestimenta tradicional" manifestó.

Cincuenta años de Los Gofiones

Cincuenta años de Los Gofiones

Tras la entrega del premio a la artesana arrancó un maravilloso concierto de Los Gofiones, 50 años por ti. No cabía un alfiler en la plaza de la feria para disfrutar con la calidad de este grupo del folclore canario.

La formación que dirige Víctor Batista homenajea al gofión Perico Lino con una revisión antológica de 25 temas de su extenso e inolvidable repertorio musical. Sonó una equilibrada propuesta al combinar los registros tradicionales del cancionero gofión y otros de procedencia caribeña, que se interpretaron de forma consecutiva y sin pausa.

Entre ellos Calle Mayor de Triana, Isa de salón y cumbre, La mascarita, Sombras del Nublo, Sorondongo majorero, Folías del viejo cantar, La bikina, Tigre de antaño, Isa de Candidito, Chipi chipi, Oración del remanso, Te lo voy a decir cantando, Caminito de Teror, Isa del querer o Brindis gofión, entre otras tantas piezas.

Una feria insular que se clausuró por la tarde tras una intensa y multitudinaria jornada con la presencia de las autoridadades, mucho público y de los 230 artesanos participantes.

Una edición con ausencias muy notables como la de las hermanas Acosta del Valle de Santa Inés (Betancuria). Benita, de 96 años, que sigue confeccionando gorros de palma que son verdaderas joyas no acudió a la feria, ni la alfarera, Fefita, de 92 años que se halla muy delicada de salud. En este sentido, la caladora de Lajares Nieves Rodríguez Rodríguez, que fue Premio Insular de Artesanía 2012, reconoció ayer desde su puesto de la feria que el calado "desaparece año tras año".

"Casi no quedan puestos como el mío con los manteles calados a mano" resumió. Nieves recordó a la caladora de Puerto del Rosario, Sotera Chocho, que falleció en marzo de 2017 y "fue una defensora de este oficio en toda Canarias".

Por otro lado, el alcalde de Antigua, Juan José Cazorla, ha mostrado este fin de semana la XXXI Feria Insular de Artesanía a diferentes autoridades y representantes políticos, entre ellos al Congresista Pedro Quevedo, el parlamentario canario Asier Antona, y el director insular del Estado en Fuerteventura, Estanislao Cabrera González.

Compartir el artículo

stats