Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pacientes con infarto denuncian retrasos en el traslado al hospital en Gran Canaria

La falta de una Unidad de Hemodinámica en el centro hospitalario majorero fuerza los desplazamientos aéreos al complejo del Materno-Insular

Pacientes con infarto denuncian retrasos en el traslado al hospital en Gran Canaria

Los accidentes cardiovasculares son la primera causa de muerte evitable en Fuerteventura. Sólo existe un problema. El Hospital majorero 'Virgen de la Peña' no cuenta con una Unidad de Hemodinámica. La Consejería de Sanidad considera que no se cumplen los criterios mínimos de calidad que aseguren la máxima efectividad de esta técnica en el centro sanitario. Así al menos se recoge en una respuesta del Gobierno a la diputada popular María Australia Navarro. Los enfermos y sus familiares critican el retraso que se produce en ocasiones de los pacientes con patologías cardiacas.

Las personas que sufran un infarto en Fuerteventura son trasladados hasta el hospital Insular, en la capital grancanaria, siempre que exista disponibilidad de camas y que el helicóptero se encuentre operativo. La espera puede ser mortal para los pacientes, ya que si se tarda más de 48 horas en intervenir existe el riesgo de arrastrar secuelas importantes para el resto de la vida.

La ausencia de una Unidad de Hemodinámica es otra de las consecuencia del déficit sanitario que sufren los majoreros, junto a la falta de cardiólogos para atender a los enfermos que sufran patologías cardiovasculares. A pesar que los Presupuestos autonómicos para este ejercicio recogen unos pírricos 100.000 euros, la cantidad total para la instalación de esta infraestructura sanitaria superaría los 400.000 euros más el coste del personal correspondiente, entre ellos, un cardiólogo intervencionista.

Cuando un paciente sufre un accidente cardiovascular y acude al Hospital majorero, la primera acción del personal sanitario es aplicar el tratamiento de la fibrinólisis, que no es otra cosa que aplicar un fármaco para facilitar la circulación de la sangre por las venas y tratar de evitar la obstrucción. Luego, se procede cuando la situación lo permita ( autorización de traslado, camas disponibles y helicóptero), es derivado hasta el hospital de referencia, el Insular grancanario, donde le realizan un cateterismo para localizar el lugar exacto de la obstrucción de la vena e instalarse el stent o proceder a la intervención quirúrgica.

El diputado socialista Iñaki Lavandera exige al consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, una aclaración "ya que no aparenta voluntad para poner en funcionamiento la Unidad Hemodinámica tan importante para Fuerteventura". Además, "el grave problema que sufren los enfermos es que se derivan con bastante retraso, porque cuando no es el helicóptero es la falta de camas en Gran Canaria. En muchas ocasiones se tardar más de una semana en derivar al paciente".

En opinión de Lavandera, los 100.000 euros previstos en los Presupuestos regionales "es insuficiente para esta Unidad. Hay muchas partidas que se incluyen para inflar en presupuesto y que no se van a ejecutar. Por ejemplo, la partida destinada al tramo del Eje Norte-Sur que unirá La Caldereta con Puerto del Rosario, que contempla 16.7 millones y ni siquiera tiene proyecto".

El secretario general de Coalición Canaria (CC), Mario Cabrera, ha planteado la puesta en marcha de un protocolo que agilice de forma inmediata el traslado de los pacientes con patologías cardiovasculares de forma inmediata hasta el hospital de referencia.

Por otra parte, el presidente del PP majorero, Fernando Enseñat, ha denunciado la falta de especialistas en cardiología en el Hospital majorero.

Quejas

Una de las principales quejas de los pacientes y sus familiares se localizan en el traslado, al margen de la ausencia de una Unidad de Hemodinámica en la isla, ya que los mismos se pueden alargar y pone en peligro la vida del paciente. Lo normal son entre 4 ó 5 días, pero en ocasiones se han alargado hasta más de diez.

"Nosotros hemos pasado una autentica angustia con nuestro familiar que sufrió un infarto, pues nos tuvieron 13 días esperando en el hospital para derivarlo hasta el Insular", apunta un familiar que quiso mantener el anonimato.

Compartir el artículo

stats