Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Tarajal Reivindicación histórica

El muelle de los Santos Inocentes

Los vecinos de Gran Tarajal llevan años reivindicando la reactivación y ampliación de su muelle

Imagen aérea del desastre marino y medioambiental ocurrido en el muelle de Gran Tarajal con el hundimiento de las gabarras de obras, el pasado mes de febrero.

Imagen aérea del desastre marino y medioambiental ocurrido en el muelle de Gran Tarajal con el hundimiento de las gabarras de obras, el pasado mes de febrero. LP/DLP

Los vecinos de Gran Tarajal, en el municipio de Tuineje, han sufrido a lo largo de la historia las falsas promesas de instituciones y políticos tanto regionales como majoreros con respecto a su puerto, uno de los grandes símbolos de este pueblo, junto a la playa y la Punta del Camellito. A pesar de sus justas reivindicaciones para reactivar una infraestructura que antaño se convirtió en el principal puerto frutero de Fuerteventura, la desidia institucional lo regaló al olvido. Sin embargo, la tragedia marina y medioambiental con el hundimiento de gabarras de obra y remolcadores, ocurrido a finales del pasado mes de febrero como consecuencia del temporal Emma, lo ha devuelto a la actualidad.

Los continuos asentimientos entre agentes sociales, jornadas de trabajo, campañas de recogida de firmas, congresos, manifiestos, anuncios de conexiones nuevas líneas marítimas y acuerdos plenarios de las distintas instituciones sobre el futuro del muelle de Gran Tarajal, sólo han generado falsas expectativas entre los vecinos que se muestran escépticos, dado que sólo pretenden que su histórico puerto vuelva a ser un elemento esencial en la generación de actividad económica y empleo, no solo desde la vertiente pesquera y deportiva, sino en la comercial y en la del turismo de cruceros.

La historia de este muelle majorero se remonta al año 1892 cuando el Consistorio de Tuineje eleva una propuesta para que sea declarado como puerto habilitado. No sería hasta once años más tarde cuando es declarado muelle de interés general. En 1909 se proyecta un dique atracable y nueve años después se construyó un embarcadero para lanchas que sería ampliado en unos 80 metros más. La preocupación por este muelle fue una de las reivindicaciones recogidas en el Plebiscito de 1910 del abogado majorero Manuel Velázquez, padre de la Ley de Cabildos.

Gran Tarajal es un pueblo participativo, solidario y reivindicativo. Sus vecinos se han manifestado en varias ocasiones para reivindicar mejoras para la localidad, entre ellas para el muelle, que ha jugado un papel fundamental en el desarrollo económico de la zona Sur, no en vano fue el principal punto de exportación agrícola y comercial. Con motivo de una visita del fallecido expresidente del Gobierno de España, Adolfo Suárez, al pueblo no dudaron en salir a la calle para demandar mejoras en el puerto.

En 2005 esta infraestructura portuaria fue sometida a obras de ampliación para alargar su línea de atraque en 170 metros del antiguo puerto comercial con una inversión de 10.5 millones de euros. Sin embargo, una serie de inconvenientes técnicos y medioambientales provocó que la obra estuviera paralizada más de un año. Entre los problemas surgidos destaca la denuncia interpuesta ante el Parlamento Europeo por los ecologistas sobre la destrucción de las praderas de sebadales existente en los fondos marinos donde se proyectaba la prolongación del espigón. Sin embargo, la UE permitió la continuidad del proyecto.

Los vecinos están cansados de las promesas políticas. No entienden como las instituciones regionales e insulares han arrimado sus legitimas aspiraciones para el desarrollo económico no solo de Gran Tarajal sino del municipio de Tuineje.

En reiteradas ocasiones se han programado conexiones marítimas con Gran Canaria e incluso de buques cruceros. Uno de los casos es la naviera Armas con dos escalas semanales en Gran Tarajal en el trayecto Puerto de La Luz- Puerto del Rosario a través del buque 'Volcán de Tauce'. A las pocas semanas de emprender la iniciativa abandonó la ruta.

El otro ejemplo se localiza en la naviera Fred Olsen Cruises Lines que canceló en abril de 2014 las escalas previstas en el muelle de Gran Tarajal justificando su decisión por motivos de seguridad, la falta de infraestructuras, aseos, oficina y que el puerto majorero no disponía del código internacional para la protección de los buques y de las instituciones portuaria (PIBIP). La naviera abandonó las escalas de su buque 'Braemar' y dejó sin efecto sus dos últimos atraques.

Ante la falta de operatividad del muelle, Puertos Canarios autorizó a finales del pasado año y, por espacio de 12 meses, el atraque de unas diez embarcaciones procedentes del muelle marroquí de Safi. Sin embargo, la desprotección del muelle provocó que un temporal realizará el mayor desastre ecológico y medioambiental que sufrido las cosas majoreras. Puertos Canarios previó recaudar unos 150.000 euros frente a los más de cinco millones que cuesta la reparación del citado muelle majorero.

Manifiesto

El Ayuntamiento de Tuineje con su nuevo alcalde a la cabeza, Sergio Lloret, ha llevado a cabo varias iniciativas en busca de la reactivación del muelle no sólo a través de reuniones con vecinos sino por medio de reuniones interadministrativas y multisectorial con la participación de numerosas instituciones públicas. Sin embargo, este tipo de encuentros se han celebrado desde hace más de una docena de años con nulos resultados.

Las asociaciones empresariales de la Confederación de Empresarios de Fuerteventura (Confuer) y la Asociación de Empresarios de Tuineje (Asertui) convocaron el 25 de noviembre de 2005 un encuentro bajo el lema ' Gran Tarajal... ¿ Y del puerto qué? " con asistencia de una delegación del municipio grancanario de Agüimes , entre ellos, el entonces primer teniente de alcalde, Oscar Hernández, y el presidente de los empresarios de Arinaga, Juan Acosta. También asistió el entonces presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, el exalcalde de Tuineje, Gonzalo Báez, entre otras autoridades.

En aquel histórico encuentro se coincidió en la necesidad de valorar positivamente la línea marítima entre Gran Tarajal y Arinaga, que posibilitaría no sólo un intercambio comercial entre Gran Canaria y Fuerteventura, sino que la ubicación del puerto majorero podría ser u n trampolín para las relaciones comerciales con África, dado la cercanía con el continente africano.

Además, se constituyó una comisión de seguimiento, que estaba compuesta por los empresarios Alfredo Alberto, Eustaquio Gopar, Juan José Ávila y Salvador Delgado, exalcalde de Tuineje y entonces concejal De Obras, al tiempo que se firmó un manifiesto firmado, entre otras personas, por Mario Cabrera (actual secretario primero de la Mesa del Parlamento) y José Miguel Barragán (actual consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad del Gobierno de Canaria) donde se demandaba que el muelle de Gran Tarajal "fuera a medio y corto plazo un muelle operativo, con unos parámetros de seguridad óptimos y respeto al medio ambiente". Sin embargo, aquellos objetivos y promesa quedaron en el olvido.

Tras muchos años de olvido, el muelle majorero se mantiene en la actualidad en la órbita institucional, política y mediática por el desastre medioambiental que sufrió. Ahora, todos son parabienes y anuncios de inversiones y proyectos millonarios. Mientras que el Parlamento de Canarias rechaza investigar las responsabilidades en el desastre marino, cuyas obras de recuperación del muelle no han concluido, la fiscal de Medio Ambiente, Clara Serrano, tiene en sus manos la posibilidad de desentrañar lo que se esconde detrás de la desastrosa gestión en el muelle de Gran Tarajal.

Los vecinos siguen sin creer en la clase política. Han sido muchos años de engaños y falsas promesas. Ahora, solo mantienen su confianza en la Justicia.

Compartir el artículo

stats