La nueva sede de Podemos en la capital, recientemente inaugurada, sufrió hace unos días, un ataque vandálico ocasionando importantes daños materiales. Los responsables del partido morado señalan que los principios que defienden "no se borran con pintadas ni con cristales rotos, las coacciones, insultos y las intimidaciones han sido una constante desde nuestros inicios y nos han servido para crecer".