Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los delincuentes desafían al coronavirus en Fuerteventura

Los principales casos en los municipios son robos y violencia de género

Los delincuentes no descansan ni en tiempo de alarma sanitaria. Los amigos de lo ajeno y los traficantes incumplen las normas de confinamiento para delinquir. Mientras que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, las Policías Locales y los militares deben controlar las calles y carreteras para hacer cumplir las ordenes emanadas del Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo del presente año, y que a partir de hoy endurece las normas de confinamiento de todos los trabajadores de servicios no esenciales durante los próximos 15 días, también deben garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Los dos delitos que más se vienen produciendo durante la cuarentena se localizan en los robos en domicilios, violencia de género y el tráfico de droga. Los agentes se ven en ocasiones desbordados ante la acumulación de servicios, pero acuden con la profesionalidad que les caracteriza a cuantas llamadas ciudadanas les requieran.

Se da la circunstancia de que los detenidos por robo incumplen las normas del Real Decreto que establece la cuarentena domiciliaria. Por ello, a los detenidos se les imputan sanciones por la vía penal y la administrativa.

Uno de los episodios de robo en Puerto del Rosario se produjo en el Centro Cultural de La Asomada, donde dos individuos forzaron las rejas de una de las ventanas de las instalaciones para acceder al interior de las mismas. Sin embargo, los agentes de la Policía Local portuense lograron identificarlos y proceder a su detención.

Por otro lado, efectivos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) detuvieron el sábado a una persona por desobediencia al no cumplir con las normas de confinamiento decretadas por el Estado ante la crisis de coronavirus.

Asimismo, los traficantes recurren a toda clase de estrategias para tratar de burlar los controles policiales sin tener en cuenta la efectividad de los mismos. Uno de los más curiosos tuvo lugar el pasado miércoles cuando agentes del Grupo de Intervención Rápida de la Guardia Civil denunciaron a un hombre cuando transitaba por las calles de Corralejo con droga en el interior de una caja de medicamentos y alegó a los miembros del instituto armado que se desplazaba hacia una farmacia. Sin embargo, los guardias civiles comprobaron que portaba en el interior de la caja hachís y marihuana.

Otro episodio curioso se localizó en Gran Tarajal en plena campaña de cuarentena cuando agentes de la Benemérita detuvieron a un varón, con numerosos antecedentes policiales, como presunto autor de un delito contra la salud pública al ser sorprendido en el interior del portabultos de su vehículo con 7,275 kilogramos de hachís.

Compartir el artículo

stats