20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Las peticiones de ayuda social vacían de alimentos a la Misión Cristiana

La congregación religiosa tiene que atender a un millar de personas vulnerables

La situación de emergencia social cabalga sobre Fuerteventura tras la crisis sanitaria. Las diferentes instituciones publicas y ONGs se han visto desbordadas por el crecimiento de las familias vulnerables. De los 300 usuarios que tenía cada mes la Misión Cristiana Moderna antes de la llegada de la Covid-19 ha pasado a atender en estos momentos a casi el millar. La situación se complica por momentos ante la avalancha de personas que demandan alimentos. El programa 'No están solos, juntos lo lograremos puesto en marcha por el Cabildo de Fuerteventura finalizó el pasado 21 de abril, aunque todavía quedan por repartir más de un millar de kits. Ahora es el turno para los diferentes ayuntamientos. Sin embargo, el presidente insular, Blas Acosta, garantiza que "ninguna familia de Fuerteventura que lo necesite quedará sin asistencia social por parte de las administraciones públicas".

En las dependencias de la Iglesia Cristiana Moderna los voluntarios concluyen la jornada agotados. Cada día son más las personas que se acercan para recoger alimentos y se ven obligados a reponer la mercancía con urgencia. Tanto que el almacén se encuentra al límite y bajo mínimos, dado que "el Banco de Alimentos de Las Palmas no ofrece alimentos en Fuerteventura", aseguran desde la citada congregación religiosa. Además, añaden, que "también nos hemos comprometido con Cruz Roja para repartir los alimentos que recaudan. La tarea no sólo es intensa sino que la situación es dramática".

Desde primera hora de la mañana, las colas de personas en el entorno de la mencionada iglesia se intensifica. Además, a cara descubierta. Ya no existe vergüenza ni timidez cuando el hambre aprieta. Algo inaudito en la isla.

"Todas las personas que vienen en busca de alimentos a nuestra Iglesia pasan un filtro previo. Sus peticiones son valoradas por nuestras trabajadoras sociales e incluso los Servicios Sociales de los propios ayuntamientos dado que recibimos personas de toda la geografía majorera", señaló a este periódico el pastor Ángel Manuel Hernández. Además, agregó que "estábamos en un 18% de paro en Canarias pero se prevé que se incremente hasta un 50%. Esto es una autentica barbaridad. Los ERTE se han retrasado, hay mucha economía sumergida, especialmente de inmigrantes , y personas que no tienen una forma de trabajar. Esta situación ha salido a la luz. Autónomos que se han quedado sin recursos y esto ha aumentado la necesidad y en la Misión no paramos de atender las llamadas con tres operadores en el teléfono, y así las durante las 24 horas".

En los almacenes de la congregación cristiana, las estanterías de productos alimenticios están casi vacías. "Ya agotamos las reservas de alimentos que teníamos. Tenemos que hacer un llamamiento a la solidaridad de la gente de Fuerteventura para que donen comida no perecedera. Afortunadamente no necesitamos ropa porque nuestro ropero solidario tiene bastante género, pero los alimentos escasean", apunta Hernández. También, reconoce que "cada día llegan a nosotros unas diez personas nuevas que se suman a la necesidad. Calculo para el mes que este mes podremos superar el millar de personas que tendremos que atender. La situación se va a poner mas fea, mas dura y más complicada cada día".

Blas Acosta defiende el programa de asistencia social del Cabildo. "Lo que tenía que hacer, que es ayudar a las personas más necesitadas en un momento puntual, cuando estalla la crisis sanitaria, pero ahora lo que toca es articular respuestas administrativas que sean útiles y sostenibles en el tiempo", señaló.

Compartir el artículo

stats