Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Fuerteventura

El campo majorero agoniza

El sector primario demanda ayudas urgentes para evitar la desaparición de cultivos y ganado

Una persona durante la recolección de tomates en una finca ubicada en el Sur de la Isla.

Una persona durante la recolección de tomates en una finca ubicada en el Sur de la Isla. LP/DLP

El sector primario en Fuerteventura está sentenciado a muerte. El nulo relevo generacional y la ineficacia de las administraciones públicas abocan al campo majorero a su lenta desaparición. La falta de agua, el retraso en las ayudas agropecuarias del Cabildo de Fuerteventura y del Posei del Gobierno de Canarias, el cierre de la única cooperativa de exportación de tomate, así como la falta de una política eficaz sobre la comercialización de los productos condenan a los hombres y mujeres del sector primario a una agonía difícil de superar.

Los agricultores y ganaderos se encuentran en pie de guerra contra el Cabildo majorero y no dudan en señalar al consejero insular del sector, Marcelino Cerdeña, como máximo responsable de la situación que padecen. "No está a la altura para estar al frente del área de Agricultura y Ganadería. Hemos solicitado reuniones pero siempre hemos obtenido la callada por respuesta. Ni coge el teléfono ni se pone en contacto con nosotros", afirman desde el sector primario.

No sólo son los profesionales del campo quienes critican con dureza la política agraria y ganadera de la institución insular. También desde la oposición, en esta ocasión a través de Coalición Canaria (CC), que denuncia la parálisis de la gestión del consejero Cerdeña "con la negativa a hacer un esfuerzo para reabrir el Mercado Agrícola, se une que la tan publicitada base logística de Pozo Negro ya está cerrada. O al menos se han dejado de comprar productos a los profesionales majoreros. Y mientras tanto, no se han hecho esfuerzos para buscar otras superficies de almacenaje o para abrir la nave del queso, que con sus cámaras frigoríficas permanece cerrada", recordó el consejero David de Vera.

De Vera también criticó que "de las anunciadas reducciones de precio del agua, e incluso hasta su subvención total al agua agrícola, nada de nada. Sobre la planificación de nuevos cultivos para estos próximos meses, e incluso de la comercialización on line; prácticamente nada. Más allá de los consabidos anuncios en prensa, sitios en internet y campañas publicitarias. A pie de campo, nada".

Los nacionalistas recuerdan el malestar de los profesionales del campo con la política del Cabildo. "El abandono ya ha sido denunciado en varios escritos por los profesionales del sector. Pero es que a día de hoy ni siquiera tenemos un consejero que ejerza el 100% de las competencias en el sector primario, ya que están repartidas entre Cerdeña y Lloret, complicando todos los trámites", señalan.

Por su parte, el presidente de Olivafuer, José Santana, considera que "sin agua no hay sector primario. Éste tiene que ir de la mano del sector turístico. Varias asociaciones no reunimos hace dos años con el anterior presidente, Marcial Morales, y le presentamos un proyecto de una desaladora con dos arogeneradores en Pozo Negro y una balsa en lo alto de Antigua, con su correspondiente linea de impulsión. La respuesta fue que no nos metiéramos a técnicos. Igual el que no tenía que estar de presidente era él, ya que su gestión fue nefasta".

Tras la crisis sanitaria del Covid-19, los agricultores alertan que se ha perdido más del 50% de la superficie cultivada y antes del verano "desaparecerá un 80%".

Compartir el artículo

stats