20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus La naturaleza ante el Covid-19 en Fuerteventura

Nacer en plena pandemia

El centro Oasis Wildlife acoge cinco nacimientos de una especie de antílope en peligro de extinción

Nacer en plena pandemia

Nacer en plena pandemia

Se llaman Oasis, Fénix, Wanda, Diego y Oscar. Son cinco antílopes de la especie Orix Cimitarra, extinta en la naturaleza, que han nacido esta primavera por parto natural en la sabana africana del Centro de Rescate y Recuperación de Flora y Fauna del Oasis Wildlife Fuerteventura, ubicado en la localidad sureña de La Lajita. En concreto, son cuatro machos y una hembra, que han sido bautizados por los seguidores del parque majorero en los directos interactivos que cada semana se realizan a través de las redes sociales en esta crisis sanitaria. Este antílope se encuentra en claro peligro de extinción en sus hábitats naturales debido a la caza ilegal en los países donde habita.

En más de 25 años no han habido avistamientos de este animal debido a la caza no regulada, la pérdida de su hábitat y falta de recursos para la conservación, aunque gracias a la labor y al esfuerzo de zoológicos modernos como Oasis Wildlife Fuerteventura, ya se han iniciado procesos de su reintroducción en países africanos como Túnez, Marruecos, Senegal o Chad.

La responsable de comunicación del centro de conservación majorero, Guacimara Cabrera, señala que "participar en el programa Europeo de Especies en Peligro, que tienen como objetivo criar y conservar poblaciones sanas de animales en cautividad, es un sueño para Oasis Wildlife, pues le posiciona como un centro fundamental para programas especiales con especies en peligro grave de extinción". Además, añadió que "de esta forma nos esforzamos por restablecer una población viable de esta criatura majestuosa en su área de distribución cuando llegue el momento, tal como hicimos con la Gacela de Cuvier, en Túnez".

En ese sentido, Cabrera recuerda que en 2016 ya tuvieron la oportunidad de "participar en el programa de reintroducción en su hábitat natural de la Gacela de Cuvier, que ha dado grandes frutos y continúa activo"

Antes de su extinción en estado silvestre este antílope, habitaba las zonas semidesérticas que rodean el desierto del Sáhara, desde Marruecos hasta Egipto y Sudán, aunque fue desapareciendo hasta cifrarse en 1985 solo unos 500 ejemplares en Chad y Níger. Solo tres años después ya se tenía constancia de unas pocas docenas y, desde entonces, no ha habido informes que confirmen esta especie en estado silvestre.

El Orix Cimitarra es un antílope grande, de estructura robusta, cuello grueso, crin pequeña, con cuernos anillados, de hasta un metro y medio de longitud, que se curvan hacia atrás en forma de cimitarra. Tiene una longitud de hasta dos metros de altura y un peso entre 135 y 140 kilos.

Compartir el artículo

stats