Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vandalismo se apodera de El Charco

Los gamberros destrozan de forma reiterada los hornos rehabilitados y sus inmuebles | El Consistorio ha invertido más de un millón de euros en recuperar estos espacios

El vandalismo se apodera de El Charco

El vandalismo se apodera de El Charco

El gamberrismo se ha apoderado del popular barrio capitalino de El Charco actuando con virulencia en una de las obras emblemáticas de la capital majorera: los hornos de cal y el centro de interpretación de esta industria. Una actividad que fue importante hasta 1960 para la economía insular con la exportación de la cal al resto del Archipiélago canario y que provocó la proliferación de estos elementos etnográficos por la geografía insular. Hoy muchos de estos hornos están declarados como Bien de Interés Cultural (BIC).

El Ayuntamiento de Puerto del Rosario decidió hace unos años recuperar y dinamizar para su uso público la zona del frente litoral del barrio de El Charco, rehabilitar el área con la restauración de los hornos de propiedad municipal, y dando al entorno un uso cultural y de esparcimiento, que permita revelar el significado y el valor patrimonial del lugar. Para ello, incorporó a los fondos del Fdcan los proyectos con una inversión que supera el millón de euros, aunque todavía uno de ellos, el que acogerá el Centro de Interpretación, se encuentran en ejecución y con un enorme retraso en la culminación del mismo.

El vandalismo se apodera de El Charco

Sin embargo, desde hace tiempo viene produciéndose actos vandálicos con el consiguiente quebranto no solo para la convivencia del barrio, sino para las arcas municipales, dado que la asociación de vecinos Los Hornos del Charco ha venido denunciando de forma insistente una mayor presencia policial para evitar los daños que se vienen realizando a estas obras de propiedad municipal dado que la tendencia al destrozo es creciente. Cristales rotos, puertas reventadas, cables arrancados, paredes de pladur destrozadas, paneles de madera instalados en el suelo totalmente levantados y basura por doquier es la imagen que se encuentran cada día los vecinos. Ante esta situación, el Ayuntamiento capitalino se ha visto obligado a tapiar algunos de los accesos especialmente a las zonas destinadas a la información y la de venta, entre otras.

El alcalde de Puerto del Rosario, Juan Jiménez, apeló al civismo ciudadano: “ El patrimonio urbano es propiedad de los vecinos y cuidarlos es deber de todos. Por ello, no podemos permitir estos destrozos y es necesario la colaboración ciudadana para denunciar estos actos vandálicos, que son una minoría, que tanto daño hace”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats