Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Soto, ni vivo ni muerto

El Consistorio capitalino aprobó en 1998 poner el nombre de Juan Soto al Campo de Lucha de Tetir | Veintidos años despues no se ha cumplido el acuerdo plenario

El exluchador Juan Soto Perdomo. A sus espaldas el Terrero de Lucha de Tetir.

El exluchador Juan Soto Perdomo. A sus espaldas el Terrero de Lucha de Tetir. Fuselli

Veintidós años después de que el pleno del Ayuntamiento de Puerto del Rosario aprobara por unanimidad nominar al Terrero de Lucha de Tetir con el nombre de Juan Soto, en reconocimiento a la labor deportiva desarrollada por el entonces luchador, todavía no se ha ejecutado el citado acuerdo. Hasta en dos ocasiones el Consistorio aprobó por unanimidad en sesión plenaria la nueva nominación de la citada instalación deportiva. A pesar que desde 1998 han desfilado por el Consistorio portuense varios alcaldes, ninguno de ellos fue capaz de cumplir con lo acordado en el órgano de máxima representación política de los ciudadanos en el gobierno municipal.

“Si le quieren poner mi nombre al campo de lucha que lo pongan estando yo en vida, porque cuando muera no lo va a permitir mi familia”, asegura el exluchador y exagente de la Policía Local de Puerto del Rosario, Juan Soto Perdomo (Antigua, 1958) cansado de esperar a que el Consistorio portuense coloque el rótulo con su nombre en el Terrero de Lucha de Tetir.

Juan Soto es uno de los personajes populares de Fuerteventura no sólo por su vinculación al mundo de la lucha canaria o la parranda sino por haber lucido durante casi 40 años el uniforme de la Policía Local de Puerto del Rosario.

El 26 de enero de 1998 el entonces concejal de Independientes de Fuerteventura (IF), Carlos Vera Barrios, presenta una moción en el pleno del Ayuntamiento de Puerto del Rosario para nominar al Terrero de Lucha de Tetir con el nombre del citado exluchador. En el texto de la moción se destacaba las cualidades deportivas de Juan Soto, “así como la nobleza y deportividad”.

Vera reseñó a sus compañeros de la Corporación, que apoyaron su iniciativa por unanimidad de todos los grupos políticos, que la vida de Juan Soto “ ha estado ligada fundamentalmente al CL Unión Tetir, equipo con el que firmó su primera licencia deportiva en 1974, donde ha militado más de trece temporadas, habiendo conseguido innumerables éxitos durante los años en que ha permanecido en este club”.

Según la moción presentada en su momento, la vida de Juan Soto “ha estado ligada fundamentalmente al CL Unión Tetir, equipo con el que firmó su primera licencia deportiva en 1974, donde ha militado más de trece temporadas".

decoration

A pesar del mencionado acuerdo plenario y cómo transcurría el tiempo y desde el Ayuntamiento no se había dado cumplimiento al mismo, en julio de 2014 el entonces edil del PSOE, Ceferino González Torres, presenta una nueva moción en el mismo sentido: que el campo de Lucha de Tetir llevara el nombre de tan insigne bregador, que fue también aprobada por unanimidad. Seis años después de este acuerdo tampoco se ha llevado a efecto.

Durante todo este tiempo han desfilado por la alcaldía capitalina Manuel Miranda, Manuel Travieso y Marcial Morales sin que dieran cumplimiento a los dos acuerdos plenarios. El actual regidor, Juan Jiménez, señaló a este periódico que “los acuerdos plenarios están para cumplirlos. Hay dos mociones aprobadas para nominar al Terrero de Lucha de Tetir con el nombre de Juan Soto”. Además, añadió, que “el objetivo de este alcalde y del grupo de gobierno municipal es dar cumplimiento a esos acuerdos y eso haremos”.

Juan Soto vistió la ropa de brega y se bregó en todos los terreros de Canarias durante 23 años. En concreto desde 1974, fecha en que formalizó su primera ficha oficial en el CL Unión Tetir hasta el 27 de noviembre de 1997 cuando se retiró vistiendo los colores del CL Rosario. El 9 de enero de 1998 se le tributó un homenaje de despedida en el mismo terrero. Ha militado en siete equipos: Tetir, Bediesta, Unión Sardina,Tijarafe, Villaverde, Antigua, Rosario y Maxorata.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats