Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política | Inestabilidad en la institución insular

Marcelino Cerdeña renunciaría a su acta para facilitar un cambio en el Cabildo

“No somos ni perritos falderos ni subalternos del PSOE o del presidente”, dicen los consejeros cesados por Blas Acosta | “O acatas todo lo que quiera o estás en la calle”

De derecha a izquierda, Marcelino Cerdeña y Sergio Lloret, durante la celebración de un pleno. | | FUSELLI

Marcelino Cerdeña, el consejero del sector primario del Cabildo de Fuerteventura, que fue cesado junto a Sergio Lloret por el presidente insular Blas Acosta por no acudir al pleno de los presupuestos, anunció ayer su intención de renunciar al acta para facilitar una nueva gobernabilidad en la institución insular. La decisión de Cerdeña abre una puerta a la moción de censura al presidente Blas Acosta.

“Ni perritos falderos ni subalternos del PSOE o del presidente”. Así se expresaron ayer Sergio Lloret (Asambleas Municipales de Fuerteventura) y Marcelino Cerdeña (Unidos por Betancuria), que concurrieron en las pasadas elecciones bajo el paraguas de Nueva Canarias, seis días después de ser cesados el pasado día 22. Hasta ahora habían guardado silencio sobre la decisión de Acosta de despojarles de las áreas: Sector Primario y Soberanía Alimentaria (Cerdeña) e Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Coordinación con los Municipios y Servicios Generales (Lloret), que venían ocupando desde julio de 2019 cuando accedieron al grupo de gobierno de la institución tras la moción de censura a la nacionalista Lola García.

Los dos consejeros cesados por Acosta señalan en una nota de prensa que agradecen al presidente del Cabildo que les “haya cesado fulminantemente”, porque esto les permite “justificar sin mucho esfuerzo” que sus actos “son acertados”. “El presidente ha puesto de manifiesto con ello que acatas todo lo que quiera o estás en la calle”, sentencian Por ello, añaden que prefieren “estar cesados que comulgar con ruedas de molino”.

Con respecto a los presupuestos del Cabildo de Fuerteventura, que fueron rechazados por la oposición al quedarse el grupo de gobierno, formado por PSOE, Podemos y Nueva Canarias en minoría, Lloret y Cerdeña afirman que “no suponen una mejora para la Isla, ni representan esa reactivación socioeconómica tan necesaria para Fuerteventura en el actual contexto de crisis sanitaria y económica”. Argumentan que no asistieron al Pleno del Cabildo “para no votar en contra de los presupuestos”, porque a favor no los iban a votar “de ninguna manera”.

“Estos presupuestos no reflejaban la realidad sociosanitaria y económica que vive Fuerteventura actualmente. Existían diversas cuestiones que no compartíamos, pero estábamos dispuestos a aceptar por la búsqueda del consenso para sacar adelante los presupuestos generales de 2021. Sin embargo, las cuentas insulares dejaban de lado dos aspectos que consideramos fundamentales como las consignaciones suficientes para la dotación de personal para el funcionamiento del segundo tren de recebe de la Isla y los tractores agrícolas, y las partidas necesarias para algunas de las obras hidráulicas esenciales”, apuntan los consejeros de AMF y UPB.

Tanto Cerdeña como Lloret, aseguran que habían trasladado su “disconformidad al no recogerse en el capítulo I la dotación económica necesaria para el personal imprescindible para mantener en funcionamiento los tractores agrícolas por la Isla, así como poner en marcha el nuevo tren de recebe recientemente adquirido para poder acometer con mayor celeridad los trabajos de mejora de caminos en todo el territorio insular, un compromiso adquirido por el grupo de gobierno desde el inicio de la legislatura”. Además, añaden que “ tampoco se incluían las partidas necesarias para poder materializar algunas de las obras del Plan de Cooperación de Infraestructuras y Abastecimiento de Agua Potable, varias de las cuales ya tienen en marcha sus expedientes y sin esas partidas no se puede culminar la contratación de las obras”.

“Tal y como permite el Reglamento del Cabildo, el presidente pudo haber dejado los presupuestos sobre la mesa, para negociarlos con nosotros y volver a llevarlos para su aprobación. En lugar de esto, optó, en su legítimo derecho, por someterlos a votación, para perderla y así justificar nuestro cese o en ejecución de un hipotético Plan B, esperando la abstención o el voto a favor de alguno de los partidos de la oposición”, señalan.

Desplantes e injerencias


Los consejeros Lloret y Cerdeña consideran que su acción no sólo se basa en los presupuestos de 2021, que fueron elaborados sin contar con ellos y “sin respetar los compromisos políticos adquiridos”, sino también alegan “numerosos desplantes e injerencias” en la gestión de sus áreas de responsabilidad, “especialmente en los últimos meses”. Además, añaden que “fueron continuas las reuniones” del presidente del Cabildo con representantes de los sectores de las áreas que eran de su responsabilidad, preparadas sin contar con ellos y a las que ni siquiera se les invitaba. “En la mayoría de los casos ni nos enterábamos”, recalcan. Por otro lado, los consejeros cesados por Blas Acosta afirman que “tanto AMF como UPB han sido totalmente leales y entregados a este pacto de gobierno”. | A. C.

Compartir el artículo

stats