Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto del Rosario

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

La capital se queda sin su punto de encuentro más emblemático tras decidir la Diócesis rescindir el contrato | El diminuto espacio tiene 60 años de vida

Imagen del kiosco capitalino a principios de los años 60.

Imagen del kiosco capitalino a principios de los años 60.

Puerto del Rosario pierde a uno de sus referentes. Un punto de encuentro social que se ha convertido por méritos propios en una parte de la historia viva de la Isla. Fiel testigo durante 60 años del acontecer diario de la capital majorera. El kiosco de la plaza de la iglesia cierra sus puertas. Así lo ha querido la Diócesis de Canarias que ha decidido no prorrogar el contrato a los actuales arrendatarios. Los kintillos, los bocadillos de mortadela, los cafés, los conciertos de música y los actos de Carnaval quedan en la memoria colectiva de todos los majoreros.

Las redes sociales arden tras conocerse la decisión de la Diócesis. Los comentarios no son precisamente favorables a la iglesia y se vuelcan en apoyo a Orlando Darias, el último arrendatario durante los últimos 31 años, que paga 1.411 euros al mes por el alquiler.

Un hombre camina por delante del kiosco, ubicado en la plaza de la iglesia de Puerto del Rosario. | | FUSELLI

La historia del Kiosco se escribe con letras mayúsculas. Primero lo regentó Martín Páez, posteriormente en 1975 lo compró Domingo Fuentes; luego llegaría el turno a Juan Bernardo Fuentes y María Jesús Rodríguez, y desde 1990 eran Orlando Darias y Naira Cabrera quienes se encontraban al frente del diminuto espacio.

Los ciudadanos en general rechazan la decisión de la institución eclesiástica

decoration

El popular kiosco se construyó inicialmente de madera y fue Domingo Fuentes padre, tras ser autorizado por el entonces alcalde Matías González, a retirar esa estructura donándola a Cruz Roja que con el fin de recaudar fondos montaba ventorillos por las fiestas populares. Finalmente, Fuentes solicitó permiso al Ayuntamiento capitalino para construirlo de bloques y cemento. “Lo cambió de bloques porque le robaban el whisky, el tabaco y la calderilla que quedaba en la caja. Las aseguradoras no afrontaban el importe de los robos y destrozos porque la estructura era muy vulnerable”, aseguran miembros de la familia Fuentes Curbelo. Además, añaden que “con esas cuatro tablas mal clavadas le dio los estudios que quisieron a sus siete hijos”.

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

“Este kiosco forma parte de la historia de la capital. Quiero creer que sea sólo un paréntesis”

Monset Beltrán - Funcionaria

decoration

Las exigencias sanitarias, y las medidas impuestas por la pandemia de la Covid-19 sobre la acotación del espacio, mesas y sillas para los clientes, entre otras medidas “no son aprobadas por la Diócesis de Canarias, actual arrendadora del Kiosco”, aclara Orlando Darias en su carta de despedida. También, añade, que “el Área de Salud de Fuerteventura ha sido clara con nosotros, y sin duda, cumplir la normativa era fundamental. Es por ello, que realizamos todos los cambios especificados con el objetivo de seguir abiertos”.

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

“Soy kioskero desde niño y me han robado parte de mi vida, porque era un punto de encuentro”

Manuel Saavedra - Exdelegado de la ONCE

decoration

Tras comunicar Darias a la Diócesis el informe con las medidas sanitarias exigidas “nos han respondido, en reiteradas ocasiones, que no nos autorizan a realizar dicha instalación. Días después, recibimos un burofax de la Diócesis de Canarias comunicándonos que rescinden el contrato y que debemos entregar las llaves. Y es así, en solo tres semanas, como nos obligan a poner fin a toda una vida de trabajo, esfuerzo, dedicación, y cariño”.

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

“Es una pérdida social inigualable. Nos quitan un referente de Puerto del Rosario y la Isla”

Jorge Sastre - Arquitecto

decoration

Uno de los comentarios curiosos ha sido del terapeuta Felipe Morales. “Un drama que desaparezca el punto de encuentro de los majoreros en Puerto. Histórico en su diminuto tamaño y enorme en el espíritu y la vida que ha dado a nuestra capital a todos tantos años. Es como si Puerto del Rosario se quedara sin alma. Un desgarro para todos los majoreros. Y las autoridades eclesiásticas, una vez más, tan lejos del corazón de la gente...”

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

El kiosco de Orlando choca con la Iglesia

“Un desastre porque no se entiende Puerto del Rosario sin la presencia de este kiosco”

Alexis Ramirez - Profesor

decoration

El afamado verseador canario, Yeray Rodríguez, también se unió a través de las redes sociales al rechazo social del cierre del emblemático espacio capitalino y dedicó una de sus décimas. “El Kiosco, gracias a ustedes, rincón de amistad y farra, es mucho más que una barra, un techo y cuatro paredes. He escuchado por las redes todo lo que ha sucedido y he pensado, entristecido, que si el Kiosco no está abierto ya no será igual El Puerto (ni siquiera parecido). Pues cada paso adelante de Orlando y su noble empeño ha hecho del más pequeño lugar un lugar gigante. Con esa apuesta constante que le ha dado actividad cultural a la ciudad y motivos a la vida ¿merece esta despedida sin más oportunidad? ”.

Compartir el artículo

stats