Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tras los pasos del abuelo Tato

Álvaro Moro Lorenzo estudia dirección de orquesta en el Conservatorio di Musica Marenzio, en Italia | Concluyó sus estudios de composición en la capital grancanaria

El joven Álvaro Moro Lorenzo dirigiendo el concierto ‘Fantasía para clarinete’ en el Auditorio del Palacio de Congresos. | | CARLOS DE SAÁ

El joven Álvaro Moro Lorenzo dirigiendo el concierto ‘Fantasía para clarinete’ en el Auditorio del Palacio de Congresos. | | CARLOS DE SAÁ

El joven majorero Álvaro Moro Lorenzo, músico compositor y futuro director de orquesta, apura el tiempo para poder regresar a Italia y continuar sus estudios en el prestigioso Conservatorio di Musica Luca Marenzio di Brescia. Moro estudió composición en el Conservatorio Superior de Música de Canarias y desde el pasado año cursa un máster de dirección de orquesta. Está trabajando actualmente en la recuperación de la ópera ‘Alfredo il Grande’ del compositor italiano Gaetano Donizetti. Colabora en este proyecto junto con su mentor de dirección de orquesta, Pier Angelo Pelucchi. 

Desde niño ya se emocionaba cuando veía a su abuelo tocando el clarinete o escuchando ópera y música clásica. Su abuelo Juan José y su bisabuelo Pedro tocaban el clarinete y eran los músicos de la familia aruquense a los que le apasionaban los instrumentos de viento. Álvaro Moro Lorenzo (Puerto del Rosario, 1995) es un joven compositor majorero que por la pandemia de coronavirus ha tenido que retornar a su isla natal desde Italia, donde se encuentra estudiando dirección de orquesta en uno de los conservatorios más prestigiosos del país transalpino. “Mi abuelo y yo formamos un lazo especial gracias a la música y su influencia en este arte me motivó a seguir sus pasos”, asegura.

La humildad y sencillez de Álvaro no le permiten olvidar sus primeros pasos en el mundo de la música. Recuerda con una sensación de agradecimiento que fue en la Escuela de Música del Cabildo de Fuerteventura, donde permaneció desde los seis hasta los 18 años, donde conoció los primeros detalles de las notas musicales, pentagramas o partituras. Posteriormente, en Las Palmas de Gran Canaria estudió composición en el Conservatorio Superior de Música de Canarias, donde se graduó el pasado año.

Desde noviembre de 2020 estudia el máster de dirección de orquesta en Italia, concretamente en el Conservatorio di Musica Luca Marenzio di Brescia, con los profesores Pier Angelo Pelucchi y Pier Carlo Orizio, aunque debido a la situación de crisis sanitaria permanece actualmente en Fuerteventura, aunque prevé que el próximo mes regresará de nuevo al país italiano para proseguir sus estudios.

El compositor asegura que la influencia de su abuelo le motivó a seguir sus pasos

decoration

A pesar de la situación que se vive con la pandemia de la Covid, Álvaro no ha querido estar quieto y se ha involucrado en varios proyectos. En diciembre pasado asistió al concierto Fuerteventura en Clásica, donde se produjo el estreno de tres obras de este joven compositor majorero, dos canciones para piano basadas en textos de Miguel Hernández y Antonio Machado, interpretadas por Ayla Rodríguez y Carlos Guerrero, y su impromptu para flauta número 1 interpretado Julia Rodríguez y Carlos Guerrero. También en estas fechas se estrena su obra Kairós, celebrado en la Casa de los Coroneles.

Tras su admisión en el Conservatorio Luca Marenzio, inicia una colaboración con el joven director y cineasta majorero Adrián Tejero para componer la música de la Banda Sonora del cortometraje titulado La ciudad Sin Amanecer.

Actualmente está sumido en el proceso de grabación de la banda sonora que se ha producido con músicos residentes en la Isla, que es una de las novedades de este cortometraje, que se empeña en desarrollarse como joven producción majorera 100%. Para la grabación se ha colaborado con los estudios Galotia y el joven técnico de sonido Daniel González.

Recuperación

La pasión de Álvaro por la música y la composición le ha llevado a trabajar actualmente en la recuperación de la ópera Alfredo il Grande del compositor italiano Gaetano Donizetti. Colabora en este proyecto junto con su mentor de dirección de orquesta Pier Angelo Pelucchi. “Este proceso de recuperación consta de una transcripción total de la partitura autógrafa de Donizetti con vistas a una futura interpretación de esta ópera una vez se haya finalizado el trabajo de transcripción y recuperación”, puntualiza.

Aparte de su labor como compositor, el pasado 28 de enero se estrenó como presentador en la emisora Radio Sintonía, dirigiendo el programa Intermezzo en Sintonía, donde se abre un nuevo espacio para la divulgación de la música clásica en Fuerteventura. “En ese programa se tratan no solo aspectos musicales, sino también aspectos interesantes de la vida de los compositores y dudas del público neófito a este tipo de música, tales como qué es lo que hace un director de orquesta o donde se debe aplaudir o no en un concierto de música clásica”, subraya.

“No olvido que mis primeros pasos en este arte fue en la Escuela Insular de Música”, asegura

decoration

Durante la entrevista, el joven compositor majorero repite en varias ocasiones la conexión que tenía con su abuelo Tato. “Lo conocí muy bien, hablamos mucho. Fue una influencia musical en mi vida. El también tocaba el clarinete y también mi bisabuelo. Ellos dos tocaban en la antigua Banda de Arucas, no en la actual sino en la anterior”, comenta. También recuerda con una precisión milimétrica que a los 12 años le pidió a su abuelo de ir a una ópera y le acompañó.

“Fue la obra Henry Clifford de Isaac Albéniz, en el Teatro Alfredo Kraus. Luego fuimos a muchos conciertos más porque a los dos nos gustaba mucho la música en todas sus variedades. Siempre para cada ópera iba a Arucas, le leía el libreto, escuchábamos algunos detalles de la obra e íbamos a la función preparados. Era una autentica pasión por la música”, rememora.

“Aparte de esto -añade- , cuando empecé a estudiar clarinete en el Conservatorio de Las Palmas siempre llevaba el instrumento a la casa familiar en Arucas y me daba muchos consejos, porque él también tuvo a algún que otro alumno. Fue una persona que siempre amó mucho la música. Mi rama musical y su influencia están presentes en mi vida musical”.

Respecto a su experiencia en el conservatorio de Italia, el joven compositor señala que fue muy positiva. “Después de los exámenes tuve una pequeña clase con mi profesor Pier Angelo Pelucchi. Nunca había salido de España para ningún tema musical. Solo he salido de Canarias para recibir clases de dirección de orquesta por parte de Mikel Ortega y a los cursos de la Fundación Princesa de Asturias”, aclara.

Compartir el artículo

stats