Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate | Futuro incierto para un establecimiento hotelero emblemático

El hotel Oliva Beach, asunto de Estado

Mírame Televisión celebra un debate para analizar el retraso en la licencia de reforma del complejo alojativo | Fernando Clavijo se desplazó desde Madrid para la cita

De izquierda a derecha, Sandra Domínguez, Fernando Clavijo, Nuria González, Adrián Fernández, Águeda Borges, Olegario Umpiérrez y Fernando Enseñat, ayer | | LP/DLP

De izquierda a derecha, Sandra Domínguez, Fernando Clavijo, Nuria González, Adrián Fernández, Águeda Borges, Olegario Umpiérrez y Fernando Enseñat, ayer | | LP/DLP

Tres años después de iniciarse la lucha, los trabajadores afectados por el posible cierre del hotel Oliva Beach mantienen intacta su brega para que el establecimiento hotelero, abierto en el año 1976, continúe recibiendo turistas. La interpretación la Ley se ha convertido en un tira y afloja habitual entre el Gobierno Central, la cadena RIU y los trabajadores. En esta difícil travesía se han ido sumando apoyos de diversas instituciones, como el Cabildo de Fuerteventura, el Ayuntamiento de La Oliva y casi todos los grupos del Parlamento de Canarias, a excepción de Podemos Canarias. El marco sobre el que la Secretaría de Estado de Medio Ambiente sostiene su posicionamiento es el silencio, una postura que se ha complicado en esta crisis del coronavirus, en la que los ERTE se extienden de momento hasta el próximo 31 de mayo y que está minando la esperanza de los afectados.

Mírame Televisión ha dedicado el programa El Debate, dirigido por la periodista Nuria González, a analizar la situación del hotel Oliva Beach y la incertidumbre sobre el futuro de los trabajadores. El programa se emite esta noche a las 19.30 horas en Fuerteventura, mañana a las 17.30 en Tenerife y para el resto del Archipiélago el sábado, a las 12.30, y el martes, a las 9.30.

Asistieron al programa, el senador Fernando Clavijo (CC), que se desplazó expresamente desde Madrid para participar en el citado espacio; Águeda Borges, letrada de la cadena RIU; los diputados regionales Fernando Enseñat (PP) y Sandra Domínguez (AMF), así como los trabajadores y representantes del personal, Adrián Fernández y Olegario Umpiérrez. La senadora del PSOE, Paloma Hernández, también fue invitada, pero no asistió por encontrarse en la capital de España.

“El Estado quiere revocar la concesión para derribar el hotel”, dice el expresidente

decoration

Todos los asistentes coinciden en responsabilizar al Estado del enorme retraso en la concesión de la licencia de reforma y de responder con la decisión de revisar la concesión administrativa.

El senador autonómico, Fernando Clavijo, deduce que existe voluntad de revocar la concesión para demoler el hotel, “algo que sin duda es una muy mala noticia para los trabajadores del establecimiento hotelero. No caben más excusas para poner encima de la mesa un calendario de trabajo que permita que el traspaso de competencias puedan permitir solventar estos problemas”.

La responsable del departamento jurídico de RIU en Canarias Águeda Borges, señaló que “la concesión está otorgada legalmente. La pelota está en el tejado del Ministerio. Es la quinta vez que hemos manifestado por escrito que todas las subsanaciones que han solicitado han sido realizadas”. Además, añadió que “no es una reivindicación de una empresa que trata de salvar su hotel, es mucho más. Es un centro de trabajo que da empleo a 400 familias y lo que implica para una economía de escala en este municipio y en toda la isla”.

La diputada regional, Sandra Domínguez, ha tenido varias iniciativas en el Parlamento sobre el hotel. “Estoy convencida de que el ejemplo del Oliva Beach prueba que Fuerteventura carece de peso ante el Gobierno de Canarias”, argumentó.

El parlamentario del Partido Popular (PP), Fernando Enseñat, exigió esta semana que el Gobierno regional exija “de una vez el traspaso de las competencias en materia de Costas. El PSOE y Podemos se han empeñado en cerrar este establecimiento hotelero y no defiende a la Isla”.

Por su parte, los representantes de los trabajadores, que se encuentran en una situación laboral de ERTE, mostraron su preocupación por el futuro de sus puestos de trabajo y la incertidumbre que se cierne sobre sus familias.

Suspense, misterio e intriga


La historia de la autorización para las obras de rehabilitación del hotel Oliva Beach y la incertidumbre por el futuro de los 400 trabajadores y sus familias va camino de convertirse en un guion de una película de suspense, misterio e intriga. A finales de 2017, la cadena RIU presentó ante la Demarcación de Costas de Canarias el correspondiente expediente para la licencia de renovación del inmueble hotelero, con una inversión superior a los 40 millones de euros en la reforma, un aumento de categoría y un incremento de la plantilla. A pesar del respaldo de todas las instituciones públicas, incluido el Parlamento de Canarias, la pasividad del Ministerio para la Transición Ecológica para resolver el asunto genera confusión. Su única iniciativa se centra en la revisión de oficio de la concesión administrativa. | A. C. / N.G.

Compartir el artículo

stats