Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La piqueta acaba con Puerto Cabras

El historiador Carmelo Torres intenta, sin éxito, que el casco viejo de la capital sea declarado BIC | El Cabildo le pide hasta los negativos de las fotos de los inmuebles

El historiador Carmelo Torres

El historiador Carmelo Torres

Un tercer intento del doctor en Historia y máster en Patrimonio, Carmelo Torres, para recuperar los escasos vestigios del viejo Puerto de Cabras recibe de nuevo el rechazo del Cabildo de Fuerteventura, por parte del anterior gobierno insular, que incluso le reclama hasta los negativos de las fotos de los inmuebles que propone proteger. El investigador denuncia que el fracaso de su iniciativa está relaciona con la especulación, la trama urbanística que se ha tejido sobre los inmuebles históricos, los intereses inmobiliarios, la incompetencia y ceguera de la clase política e incluso involucra a técnicos y funcionarios.

“Hasta que no se jubilen unos cuántos del Cabildo no habrá nada que hacer en esta cuestión y en algunas otras relativas a nuestro abandonado patrimonio cultural”. Con estas palabras se expresa el doctor en Historia Carmelo Torres, defensor de una de las iniciativas que más polémica ha creado en el campo de la defensa del patrimonio histórico insular de los últimos años: la protección del casco viejo de Puerto de Cabras. Ni Cabildo ni Ayuntamiento han mostrado interés por su campaña.

La reacción del investigador tiene su origen tras recibir una respuesta del Cabildo de Fuerteventura sobre su propuesta para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) el casco del viejo Puerto de Cabras. En el escrito se le requiere, entre otra documentación, el plano de todos los bienes que conforman el conjunto histórico, seis fotografías en color de la zona objeto del expediente y hasta los correspondientes negativos.

La desprotección del patrimonio de la capital majorera es evidente. Solo existe un BIC: la iglesia del Rosario, lo que permite conocer cómo solo en los últimos años del pasado siglo se tomaron decisiones que permitieron preservar unas pocas viviendas del centro histórico con la aprobación de un frágil Plan de Especial Protección. Con todo, el tiempo fue transcurriendo y un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, de 2017, hizo desaparecer hasta esta limitadísima protección, pasando de nuevo a estar la veda abierta para que la especulación inmobiliaria volviese a campar a sus anchas en pleno centro de la capital. Durante ese momento gobernaban en el Consistorio: CC y PSOE.

BIC para el casco antiguo

Torres, para evitar la desaparición del viejo Puerto de Cabras, presentó la propuesta de BIC, en la categoría de conjunto histórico, “pensando que un despiste o las faltas de ganas de trabajar en este campo del patrimonio cultural no podían condenar a tantos edificios y espacios levantados por nuestros ancestros. Todo estaba acordado de antemano, … siendo por ello que del viejo Puerto de Cabras solo dejaran la iglesia parroquial”, denuncia.

“Los restos de Puerto Cabras no tienen solución por los intereses inmobiliarios”

decoration

En opinión del profesor, “el proceso ha sido muy erosivo, largo y agotador a ratos, pero me ha ayudado a conocer muy de cerca a supuestos defensores del patrimonio, a políticos gandules, a técnicos que prácticamente se dedican a fichar y desayunar, …. Y por supuesto, a empresarios que de uno u otro modo están detrás de la destrucción de un patrimonio rico y sin parangón en el momento actual para dar cabida a más bloques y hormigón, a una arquitectura banal, sin interés alguno”. Además, añade que “para que un arquitecto deje su huella el resto de los mortales debemos de privarnos de contemplar y disfrutar de un legado que entre unos y otros han dejado ir muriendo, unos por acción y otros por omisión”.

En el camino de esta iniciativa, que nunca ha sido respaldada por ninguna institución, ni Ayuntamiento de Puerto del Rosario ni Cabildo de Fuerteventura, quedan momentos para el recuerdo, como una mesa debate en la zona de Las Cuevas, con varios técnicos y especialistas, además del actual alcalde de Puerto del Rosario, un concierto con varios solistas y grupos defensores de la cultura majorera, entre otros la Agrupación Folclórica de Tetir, del que forma parte el actual consejero insular de Cultura, Rayco de León, “se pasó por momentos de tensión con amenazas veladas para no molestar en esta cuestión; otros de cierta satisfacción por haber logrado que se iniciara un Catálogo de Protección Arquitectónico Municipal, que se encuentra paralizado, aunque las medidas cautelares deberían velar para impedir nuevos derribos”, afirma Torres.

También, reconoce que “en esta lucha de uno contra todos ha sido un camino difícil, lleno de obstáculos lógicos, pero también de minas ocultas, siendo los momentos más tristes aquellos marcados por el derribo de viviendas históricas que hasta el Cabildo reconoce como protegibles por sus valores, pero que sin embargo se muestran pasivos frente a la barbarie de la piqueta… caso de la antigua Pensión Zamora y de la casa que acogía el antiguo cuartel de la Guardia Civil, entre otros inmuebles históricos”.

La iniciativa para proteger los vestigios del viejo Puerto Cabras no ha estado exenta de polémica, críticas e incluso denuncias ante la Justicia. El nivel de crispación posibilitó que se llegara a señalar a personas del mundo de la cultura y propietarios de inmuebles de la zona de oponerse a cualquier mecanismo de protección. “Quizás por intereses particulares”, reconoce el doctor Carmelo Torres.

Un documento de la propuesta se perdió de forma misteriosa antes de llegar al Gobierno”

decoration

A lo largo del camino resulta paradójico como el único partido y persona que apoyó la iniciativa fue Podemos, en la persona del exconsejero insular de Patrimonio Histórico, Andrés Briansó, que precisamente es el que firma el nuevo rechazo de la tercera propuesta de Torres.

“Si bien cuando estaba en la oposición se mostraba decidido a apoyar todo el proyecto, ahora se escudó hasta en el absurdo para rechazar ni siquiera la posibilidad de que la iniciativa pasara a la Dirección General de Patrimonio Cultural, precisamente la misma que durante el mandato de Miguel Ángel Clavijo Redondo un documento de la propuesta se perdió, misteriosamente”, afirma el historiador.

Patrimonio enfermo

Para el doctor en Historia Carmelo Torres, “no hay nada que hacer por salvar a este enfermo, lo van a enterrar vivo. Los restos del viejo Puerto de Cabras no tendrán solución de continuidad a causa de la especulación, los intereses inmobiliarios, la incompetencia y ceguera de la clase política y las pocas ganas de trabajar de los técnicos encargados que son los que en última instancia no han sido capaces de redactar una propuesta a su gusto para salvar algo del núcleo viejo de la capital”.

“Esta última respuesta, en la que se me piden hasta los negativos de las fotografías habla por sí mismo de los personajes que andan por ahí destruyendo más que creando. Solo la jubilación de algunos de nuestros nefastos responsables en el campo del patrimonio podría dar carta blanca a proteger algo de un patrimonio histórico insular que se cae a trozos, … y de muestra un botón: la Casa del Inglés, en el municipio de La Oliva es el peor inmueble conservado de toda Canarias, apostilla Carmelo Torres.

Compartir el artículo

stats