Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pueblo de las mil gavias

Los vecinos de Guisguey explican en un documental las estrategias en la gestión del suelo y el agua - Retrata el legado patrimonial de las gavias y el sistema de cultivos

Imagen de las cientos de gavias llenas de agua en el pueblo de Guisguey, tras un excelente invierno del año 2009 . | | FUSELLI Antonio Cabrera

Manuel Nieves, Olga Rodríguez, Lorenzo González, Adolfina Gutiérrez, y los hermanos de León, Manuel y Antonio, se convirtieron durante meses en actores para grabar el documental Guisguey, la cultura del agua, una iniciativa didáctica de la Asociación Vecinal Los Pajeros, del citado pueblo majorero del municipio de Puerto del Rosario, con el objetivo de dar a conocer no sólo las estrategias de conservación de suelo y agua de los majoreros y, especialmente a la creatividad de los mismos para preparar las tierras de cultivo.

De este esfuerzo surge un legado patrimonial como las gavias, nateros, cadenas, caños, alcogidas u otros elementos etnográficos que forman parte de las estructuras y sistemas de cultivos que históricamente se han construido en la Fuerteventura desierta y seca.

“La historia de Fuerteventura está marcada por su permanente lucha para la obtención y reserva. del más valioso de los elementos que la naturaleza nos proporciona para vivir: el agua”. Así comienza el trabajo cinematográfico de poco más de 40 minutos dirigido por de David de León, aunque también hicieron posible el documento visual el profesor Jesús Giraldez; Arnán Martel en la edición, Juan José Felipe y Rosa Nieves pusieron las voces en off, mientras que Álvaro García fue el ayudante de dirección.

El documental corrió a cargo de los vecinos de Guisguey y la empresa Artevisión, y fue auspiciado y financiado por la Concejalía del Cultura del Ayuntamiento de Puerto del Rosario. En el trabajo se da un repaso didáctico y vivencial de la relación histórica de la vecindad de este pueblo con el agua y su aprovechamiento agrícola, ganadero y humano. Contó con la participación de vecinos y vecinas del pueblo, complementada con la voz de algunos expertos en Historia y Biología y multitud de imágenes, algunas aéreas, de los diferentes valores etnográficos y patrimoniales del pueblo, vinculados a los usos tradicionales y gestión del agua como aljibes, pozos, maretas, fuentes,

Antonio de León  | | D. DE LEÓN

Antonio de León | | D. DE LEÓN

La escasez e irregularidad de las lluvias, las especiales características de sus suelos, la desertificación, los escasos nacientes con aguas aptas para el consumo humano o la escasa altitud de la orografía insular, han obligado al pueblo majorero a idear soluciones adaptativas que permitan la utilización óptima de este escaso recurso. El resultado ha sido un paisaje organizado en virtud del mejor aprovechamiento del agua.

El profesor y doctor en Ciencias Biológicas, Juan Miguel Torres, también participó en la grabación. El experto en la investigación y estudio del suelo como recurso fundamental para el desarrollo de la vida, así como los sistemas de cultivo en gavias, la salinización de las aguas superficiales y la recuperación de variedades locales de tomate majorero, señaló que el pueblo de Guisguey conserva gran parte de las estrategias que la población de Fuerteventura ha empleado históricamente para una adecuada gestión del agua durante siglos”. Además, añadió que “la habitabilidad de un territorio ha dependiendo históricamente de una adecuada gestión del suelo y el agua que eran los medios que proporcionaban alimentos”.

Por su parte, el profesor e historiador Jesús Giraldez, hizo hincapié durante su intervención que el clima semiárido y las condiciones hidrológicas “posibilitó que los majos, antiguos pobladores de Fuerteventura, idearan unos sistemas para acceder al agua potable”.

El director del proyecto y presidente de la Asociación e Vecinos ‘Los Pajeros’, David de León, señaló que el objetivo del documental “es dar a conocer la cultura del agua y sobretodo los valores que representó y representa el agua en Guisguey”. Además, añadió que “los testimonios de los vecinos han sido importante porque ellos narran los trabajos y sacrificios que sufrieron para conseguir agua en los años que no llovía”.

El documental también refleja la creatividad de los majoreros y su lucha permanente por sobrevivir en una isla desértica y seca. “Además, consideramos que debemos apostar por conservar todos los elementos etnográficos relacionados con la cultura el agua como: aljibes, pozos, maretas, presas, gavias, nateros o cadenas, entre otros”, señala De León.

Compartir el artículo

stats