Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La redacción del plan territorial provocó la ruptura entre Lloret y Domínguez

El presidente apostaba por externalizar el documento y la consejera por redactarlo en la Isla v El alto precio, más de un millón de euros, también originó discrepancias

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Sergio Lloret, junto a Sandra Domínguez, en un acto político. | | FUSELLI

La redacción del Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT), su adjudicación y el importante coste del mismo fueron el detonante que provocó el distanciamiento y ruptura entre el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Sergio Lloret, y la consejera encargada de la ordenación territorial, Sandra Domínguez, ambos de Asamblea Municipales de Fuerteventura (AMF), aunque recientemente la consejera decidió abandonar esta formación política. Lloret firmó ayer el decreto de cese Domínguez como consejera insular de Ordenación del Territorio y Gestión de Bienes, como le había demandado Asambleas Municipales de Fuerteventura (AMF).

La crisis en el nuevo gobierno insular se instauró a los 36 días tras la elección de Sergio Lloret como presidente como consecuencia de la renuncia a la presidencia del socialista Blas Acosta. Los desencuentros de Sandra Domínguez, parlamentaria regional y consejera insular, con su partido, Asambleas Municipales de Fuerteventura (AMF), han provocado que la citada formación política haya demandando a Lloret la recuperación de las áreas delegadas que venía presidiendo Domínguez, al tiempo que solicitaba a esta la entrega del acta de consejera al considerar que la había obtenido bajo las siglas de AMF. La reacción del partido se produjo después de la renuncia a la presidencia insular y a la militancia de Sandra Domínguez.

La consejera afirma que su cese no es político, sino avalado por intereses privados

decoration

Domínguez se ha convertido en este meridiano de legislatura en protagonista no solo en el Parlamento de Canarias, sino en el Cabildo de Fuerteventura. En el primero accedió al acta encabezando la candidatura de Nueva Canarias- AMF, aunque el pasado 14 de enero abandonó el citado grupo nacionalista y se pasó al grupo de los no adscritos. Con respecto a la institución insular, accedió al Cabildo tras la renuncia a finales del año pasado de Marcelino Cerdeña. Así, el 25 de enero tomó posesión como consejera insular facilitando, además con su voto el pasado 11 de marzo, la elección de Sergio Lloret a la presidencia insular.

Domínguez, que durante este tiempo ha estado al frente de la Consejería de Ordenación del Territorio, ha mantenido distintos criterios con el presidente Lloret respecto al PIOT. Mientras el presidente apuesta por externalizar la redacción del documento a una empresa pública adscrita al Gobierno de Canarias por un importe superior al millón de euros, la consejera entendía que debía ser redactado por un equipo insular y poner al frente del mismo al secretario general de la corporación, Miguel Ángel Rodríguez.

La consejera, además, considera que su cese está relacionado con intereses privados y no políticos tras descubrir en el Cabildo algunas acciones urbanísticas y de ordenación que no le habían gustado. También reiteró que no renunciará ni al Cabildo ni al Parlamento de Canarias.

Compartir el artículo

stats