Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día de San Juan

Los majoreros queman el virus de la Covid en las hogueras sin fiestas

La mayor parte de los pueblos que veneran al Santo suspenden sus festejos patronales

Las hogueras de San Juan destierran a los malos espíritus al tiempo que purifica, protege y regenera. Sin embargo, la crisis sanitaria ha provocado que estas populares fiestas hayan decaído y se celebren de manera testimonial. Unas hogueras que no han alcanzado los niveles de años antes de la Covid, aunque los vecinos de los pueblos donde se celebra el día de San Juan se resisten a olvidar la popularidad que alcanzaron los festejos.

En Fuerteventura, los pueblos donde se veneran a San Juan son: El Matorral (Puerto del Rosario), Pozo Negro (Antigua), Ajuy (Pájara), Cofete (Pájara) y Vallebrón (La Oliva). Los programas de actos son testimoniales con escasas actividades y en la mayor parte de los casos sólo la celebración de la misa. Pozo Negro, Ajuy y Cofete no tendrán este año fiestas para conmemorar el día grande de su Patrón. Las dos últimas localidades concentraban las fiestas más participativa de toda la isla.

Quizás sea el pueblo de El Matorral el que haya tenido una programación más amplia con numerosas actividades tanto infantiles como culturales desde hace varios días e incluso en su plaza pública acoge el Parque de Ocio para el disfrute y la diversión de los más pequeños.

En Ajuy colocarán las imágenes de San Juan y El Carmen en la playa para que estén al aire libre

decoration

Los vecinos de este pueblo han tenido también un actitud solidario al depositar alimentos no perecederos en la ermita a los pies de la imagen San Juan. Los alimentos recaudados serán entregados a Cáritas para destinarlos a las familias más desfavorecidas.

En el pueblo costero de Ajuy, la Asociación de Vecinos instalará varios paneles con imágenes del poblado. «También colocaremos las imágenes de San Juan y la Virgen del Carmen en la cuevita para que sean venerados por el día por los vecinos».

El fuego se encendió anoche tímidamente en toda la geografía majorera. Unas hogueras con poco material apilado que se encendieron cuando se puso el sol y que en esta ocasión no se alimentaron hasta bien entrada la noche como en otras ocasiones. En un ambiente enrarecido por la situación de la pandemia, pero con la esperanza de recuperar el próximo año las fiestas como antaño.

Compartir el artículo

stats